Ataque con misiles de Israel deja 57 combatientes muertos en Siria

De Agencias

13 de enero de 2021, 2:00 PM

Compartir

Al menos 57 combatientes murieron tras los bombardeos israelíes en Siria, los más graves desde 2018, luego que aviones de combate llevaron a cabo intensos ataques aéreos en el este del país árabe.

El “intenso” ataque con misiles tuvo como objetivo posiciones de las fuerzas sirias y combatientes aliados respaldados por Irán en el área que se extiende desde la ciudad de Deir al-Zour hasta el área de al-Bukamal, en la frontera sirio-iraquí, informó el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

Se ha sabido de al menos 18 ataques en los cuales, por lo menos, 57 personas murieron, aunque probablemente podría aumentar la cifra debido al número de combatientes gravemente heridos.

Con la ayuda de Rusia e Irán, las partes central y occidental de Deir al-Zur fueron liberadas por el ejército nacional sirio del control de los terroristas del Estado Islámico desde noviembre de 2017.

Te puede interesar

El ataque israelí conecta con las más recientes declaraciones del secretario de Estado, Mike Pompeo, quien insistió en acusar a Teherán de sostener el terrorismo en territorio iraquí con el apoyo de Siria. Tel Aviv es un fuerte aliado de Washington en la región del Medio Oriente.

Esta es la más reciente de las operaciones que, de manera sistemática, lleva adelante el ejército israelí en la zona fronteriza entre Siria e Irak con el pretexto de la persecución de milicias proiraníes, a las cuales acusa de ser parte de una red de terroristas vinculadas a Al-Qaeda.

La última acción por parte de Israel en territorio sirio tuvo lugar el pasado jueves, cuando tres personas murieron y otras once resultaron heridas en un ataque con misiles contra posiciones de las fuerzas sirias y sus milicias aliadas en el sur del país árabe.

De acuerdo con versiones de la prensa internacional, el secretario Pompeo, discutió el bombardeo de Deir Ezzor con el jefe del servicio de inteligencia israelí, “Mossad” Yossi Cohen, durante una reunión en el restaurante “Café Milano” en Washington el lunes pasado.


Compartir