Gobierno ruso destaca solidaridad de Cuba ante acusaciones de EE.UU

De Agencias

15 de enero de 2021, 7:00 PM

Compartir

Rusia calificó a Cuba de pionera de la solidaridad y la asistencia desinteresada internacional, al comentar las maniobras de Estados Unidos para reinsertar al país caribeño en una lista de patrocinadores del terrorismo.

La vocera de la cancillería, María Zajárova, destacó que “si Cuba merece ser incluida en alguna lista, sería solo en la de los pioneros de la solidaridad y asistencia desinteresada internacional”.

En general, Estados Unidos actúa en condiciones de rechazo colectivo por parte de la comunidad internacional a su política anticubana, consideró la portavoz.

Zajárova dijó que esto se desprende de los resultados de la aprobación anual casi unánime de la resolución contra el bloqueo norteamericano contra la isla por la Asamblea General de la ONU.

Te puede interesar

Ahora, en el contexto del coronavirus SARS CoV-2, Estados Unidos se desacredita ante los ojos de todos los que conocen el trabajo desinteresado de los médicos cubanos en decenas de países del mundo, destacó la funcionaria.

Nadie esperaba escuchar algo adecuado respecto a las regiones sobre las que Washington tiene una idea bastante vaga, estimó la vocera.

Pero en este caso hablamos de la región a la que pertenece directamente Estados Unidos. Están vinculados por una historia común larga, diferente y compleja, pero al menos esta parte de la historia mundial debería ser conocida en Washington, comentó Zajárova.

Las acusaciones contra la Isla de la Libertad de brindar refugio a los “rebeldes” colombianos del “Ejército de Liberación Nacional” son bastante negativas, destacó la portavoz.

Estos últimos y esto, por cierto, lo reconoce el propio Departamento de Estado- llegaron a Cuba como parte de las conversaciones de paz entre las diferentes partes en el conflicto de Colombia, aclaró la funcionaria.

Resulta que La Habana es castigada ahora por sus esfuerzos para promover el diálogo, la resolución pacífica del conflicto y la reconciliación nacional. Según una lógica de política exterior tan extraña como esa, “ni una sola buena acción queda impune”, afirmó.


Compartir