Micro y pequeñas empresas de Nicaragua, aún colina arriba

De Agencias

25 de noviembre de 2021, 6:00 AM

Compartir

Managua (Sputnik) — Las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) todavía tienen un gran camino por delante para recuperarse de la pandemia. La falta de acceso a créditos es uno de los principales escollos.

“Tenemos un problema serio de exclusión financiera, porque no es posible que los depósitos se incrementen a tasas de 18%, pero el crédito no aumenta. La banca comercial se ha vuelto excesivamente conservadora. Los bancos están con excesivo dinero, por no apoyar con firmeza y volumen la reactivación económica“, dijo a la Agencia Sputnik el presidente del Consejo Nicaragüense de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Conimipyme), Leonardo Torres.

El empresario es también directivo del Banco Central de Nicaragua (BCN).

El crédito bancario fue vital para el auge y desarrollo de las mipymes en el país. Sin embargo, tras la crisis social de 2018, los dueños de la banca retiraron más de 800 millones de dólares, desfinanciando la economía nicaragüense.

Tras las manifestaciones violentas y la pandemia por el Covid-19, se registró el cierre de 3.000 mipymes, principalmente las vinculadas a la industria turística y las microfinanzas. Tres años después, solo 500 reiniciaron operaciones.

“Logramos reorientar las empresas. Ha habido sectores económicos que han crecido arriba del 10%. El comercio creció 20% y el que menos ha crecido es la industria turística, porque es la industria de la recreación, del esparcimiento, y eso estuvo muy golpeado, de tal manera que nos va a llevar más tiempo recuperar la cifras de turismo”, refirió Torres.

En diálogo con Sputnik, el directivo del BCN explicó que nueve de 10 empresas, que representan el 45% del Producto Interno Bruto (PIB), pertenecen a la Conimipyme, integrada por 21 cámaras y 30.000 empresarios, que aportaban más de 600 millones de dólares en divisas al país centroamericano hasta 2017.

En 2020, el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) otorgó un alivio financiero de 350 millones de dólares para Centroamérica (50 millones correspondientes a Nicaragua), que fueron canalizados por la banca privada, la que privilegió únicamente a 260 medianas empresas de la región.

“Te dan crédito promedio de 200.000 dólares por empresa. ¿Qué pequeña empresa tuvo acceso a 200.000 dólares? Las micro y las pequeñas no hacen esos préstamos. Nos dimos cuenta de que los créditos fueron colocados en empresas medianas, no empresas micro y pequeñas”, cuestionó Torres.

Impactos

Carolina Gómez es empresaria del calzado en la ciudad de Masaya (oriente). En los últimos 42 años, su negocio familiar, Calzado Lulú, se ha consolidado como uno de los más importantes en el ramo, con exportaciones a El Salvador, Honduras y Guatemala. Sin embargo, estuvo al borde de la quiebra en 2018 con el impacto del fallido golpe de Estado y en 2020 por la recesión provocada por la pandemia del Covid-19.

En declaraciones a Sputnik, contó que hoy su negocio depende del crédito que le otorgan los proveedores de materiales e insumos para la fabricación de calzado, calculado en unos 10.000 dólares mensuales.

“Ahorita no estamos trabajando con el banco, sí tenemos el crédito de los [proveedores] que nos venden el cuero, que es la materia prima más cara. Semanal les tenemos que abonar [al proveedor] y allí le damos vuelta al dinero”, contó.

Arlen Serrano es propietaria de Siu Desing, también en Masaya. Su negocio es la fabricación de alpargatas y sandalias con materiales importados, pero la crisis económica generada por la pandemia le obligó a fabricar la fibra de yute, insumo fundamental para la confección de sus productos que son financiados con capital familiar.

“Este cierre de año ha sido muy prometedor para nosotros. Como a todos, la pandemia nos ha dejado un poco bajas las ventas, pero estamos en el mercado haciendo envíos a España, Guatemala, Costa Rica y Estados Unidos”, explicó la emprendedora.

Iniciativa oficial

Ambas empresarias participaron en la cuarta edición de la Expoferia Nicaragua Emprende 2021, iniciativa del Gobierno de Daniel Ortega para desarrollar nuevos modelos de negocios de las mipymes a través del marketing digital, uso de redes sociales, innovación de productos, licencias sanitarias y registros de marcas.

El Gobierno se ha enfocado, después de 2018, en fortalecer las capacidades de las micro y pequeñas empresas a través del Ministerio de Economía Familiar, Comunitaria, Cooperativa y Asociativa (Mefcca), que promovió la participación de 115 emprendedores en la feria desarrollada del 19 al 21 de noviembre.

Camila Ortega, directora general de la Comisión Interinstitucional de Fomento a la Economía Creativa, en diálogo con Sputnik el viernes 19 explicó el alcance del acompañamiento gubernamental a los emprendedores de las mipymes.

“Este es un evento que viene a dinamizar y crear las condiciones para que los emprendedores de todos los niveles puedan seguir avanzando, que puedan ofrecer sus productos diferente escala: proveedores y compradores; podemos ver empresas jóvenes que están presentando sus productos con mejoría de empaques, con una idea innovadora de negocios”, comentó a esta agencia Ortega.

El BCN registra un repunte económico arriba del 8% de crecimiento del PIB para finales de 2021, lo que se percibe en un mayor dinamismo del comercio, exportaciones, exportaciones, inversiones, remesas y del régimen de zonas francas en el país centroamericano.

La reactivación del crédito y la generación de empleos se avizoran como los principales desafíos, para que el crecimiento de la macroeconomía sea efectivo en el sector de las mipymes.

“El gran desafío es generar empleo, trasladar [el crecimiento] a la microeconomía, que lo sienta el consumidor, que lo sienta el trabajador, que lo sienta la economía real. El gran desafío se llama empleo”, expresó Torres, quien considera que de las 60.000 nuevas plazas reportadas por el BCN, 45.000 corresponden a empleos formales.

Otro reto planteado para el futuro inmediato es la reactivación del Banco de Fomento a la Producción (BFP, estatal), con nuevas reformas y directiva, el cual podría canalizar fondos del BCIE, para garantizar crédito directo a las mipymes.


Compartir