Dani Alves al banquillo: сomienza el juicio contra el futbolista acusado de violación

El exfutbolista brasileño del F.C. Barcelona Dani Alves enfrenta este lunes la primera sesión del juicio por la presunta violación a una joven de 23 años, que habría tenido lugar el 31 de diciembre de 2022 en la discoteca Sutton de Barcelona. El deportista ha estado en prisión provisional desde que fue detenido, 20 días después del hecho.

En esta jornada, Alves mantuvo su declaración de que ha sido víctima de un «juicio paralelo» y de «una condena social», según indicó su abogada, Inés Guardiola. La letrada asegura que se ha vulnerado el derecho a la presunción de inocencia de su defendido, por lo que solicitó la nulidad del juicio.

«Se sienta en el banquillo con el convencimiento social de que es culpable», alegó Guardiola. No obstante, su aseveración recibió la réplica de la fiscal: «Los delitos que afectan a personajes públicos tienen una inevitable dimensión mediática».

Se trata del primer gran juicio que se celebra en España, desde la aprobación de la polémica ley conocida como del ‘solo sí es sí’, y donde el acusado enfrenta la petición de la Fiscalía de nueve años de cárcel, frente a los 12 que solicita la acusación particular y la absolución que pide su defensa.

Tres días de juicio

La de hoy es la primera jornada de los tres días que durará el juicio. No será hasta el último cuando se pueda escuchar la declaración de Alves, por solicitud de su letrada. El alegato será después de haber escuchado a la víctima, a los testigos y a los numerosos peritos.

Este lunes será el turno para la víctima, una joven de 23 años, que declarará con la voz y la imagen distorsionada, a puerta cerrada y protegida por un biombo para evitar la confrontación visual con Alves, según acordó el tribunal.

Dos versiones enfrentadas

En el juicio se dilucidará cuál de los dos relatos enfrentados se acaba imponiendo. La joven denunció una agresión sexual en el baño de un reservado VIP de la discoteca, mientras que la defensa del acusado sostiene que las relaciones sexuales fueron consentidas.

Lo cierto es que la versión de Dani Alves ha variado en numerosas ocasiones desde que se conoció la denuncia. En un primer lugar afirmó que no conocía a la joven, para después decir que sí, pero que no existieron las relaciones sexuales.

Después, cuando se halló su semen en el servicio, el deportista afirmó que la joven le había realizado una felación de manera consentida, y que lo había ocultado para que la infidelidad no dañara su matrimonio.

Sin embargo, su versión de los hechos continuó cambiando. Cuando se halló su semen también en el cuerpo de la mujer denunciante, el futbolista declaró que sí había habido sexo con penetración. Ahora, a las puertas del juicio, alega que se encontraba en estado de embriaguez.

Por su parte, la joven relató que el futbolista la invitó a ella y unas amigas a tomar algo a un reservado del establecimiento de ocio nocturno, donde estuvieron bailando y que, en un momento dado, Alves la condujo a una puerta adyacente que ella no sabía a dónde conducía.

Se trataba de los lavabos privados del reservado, donde el deportista, siempre según la víctima, comenzó a manosearla y, ante la negativa de la joven, acabó abofeteándola y penetrándola sin consentimiento. Se trata de una versión que la denunciante ha mantenido en todo momento, sin ninguna contradicción.

El atenuante de embriaguez puede atenuar una hipotética condena

El nuevo alegato de embriaguez puede ser clave, puesto que el Código Penal español considera atenuante «un estado de intoxicación plena por el consumo de bebidas alcohólicas», y recoge que «cuando concurra solo una circunstancia atenuante, aplicarán la pena en la mitad inferior de la que fije la ley para el delito».

En este caso, para el delito que se juzga, se contempla una pena en una horquilla de los 4 a los 12 años. Tanto Fiscalía como acusación particular tienen peticiones que encajan en la mitad superior (12 y 9 años respectivamente). Sin embargo, si el tribunal considera el atenuante de embriaguez y declara culpable al acusado, la pena estaría entre los cuatro a ocho años de reclusión.

En estas tres sesiones prestarán declaración 28 testigos. Al estado acudirá personal de la discoteca, al que la joven pidió ayuda; el amigo que esa noche acompañaba a Alves; la exmujer del futbolista, con la intención de acreditar el estado de embriaguez al llegar a su vivienda; los agentes de policía que atendieron a la denunciante; así como los peritos que procesaron las pruebas y quienes realizaron pruebas biológicas y psicológicas a la víctima.

Un total de 70 medios de comunicación se encuentran acreditados para presenciar las tres sesiones. Sin embargo, no se podrán tomar ni difundir imágenes ni sonido, para preservar la identidad e intimidad de la víctima.

Tomado de RT