Se pronostica variaciones climáticas entre abril a junio en Nicaragua

Predominarán bajas presiones en Nicaragua, informa el Ineter

Hasta la fecha distintos informes meteorológicos a nivel mundial pronostican que existe la posibilidad de que en un 60 % persista el fenómeno El Niño (temporada de calor) en los próximos meses de abril y mayo y un poco presencia de precipitación (lluvia) aislada. Sin embargo, otra nota señala un 80% de posibilidades que entre mayo y junio sea una temporada en la que los fenómenos de La Niña y El Niño no estén muy presentes en el tiempo climático, indicó este jueves el doctor Armando Ugarte, experto en gestión de riesgo ante desastres.

“A la fecha hay distintas, fuentes y comentarios (sobre el clima). Un último informe que acaba de sacar la Organización Meteorológica Mundial (OMM) plantea un pronóstico que no es nada exacto, en el que existe la posibilidad de un 60 % que persista el fenómeno de El Niño en los meses de abril y mayo, es decir, que persistan los calores y la casi o nula presencia de precipitaciones aisladas. Por otro lado, la misma OMM apunta que hay un 80 % de posibilidades que entre mayo y junio sea una temporada neutra.”, aseguró Ugarte durante una entrevista en Noticias y Comentarios de Radio 580.

Añadió que, este dato no es seguro porque un pronóstico del tiempo, no es lo mismo que predecir el clima.

Es válido aclarar a la ciudadanía la diferencia entre lo que es pronosticar el tiempo y pronosticar el clima. El (pronostico del) tiempo se da a corto plazo. Es bien complejo atreverse a pronosticar ya lo que es el clima que se da en meses o años. Nos estamos refiriendo a la variabilidad climática, entonces ¿qué tan variable va a ser el clima? No lo sabemos.”, afirmó el experto.

El funcionario comentó que, en temporada de sequía afecta de diferentes maneras a los países y esto tiene que ver mucho con la preparación de cada región. En ese sentido, Nicaragua toma las medidas preventivas para enfrentar este fenómeno.

“La afectación tiene que ver con la definición de vulnerabilidad, o sea, que tanto nuestros países nos hemos estado preparando para la sequía, lo que se llaman las medidas de adaptación. Dependiendo de la capacidad de respuesta y preparación de los países, en esa medida el impacto va ser mayor o menor. En el caso de Nicaragua ha sido una preparación bastante importante liderada por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria y el gobierno sandinista, acompañado por el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales y el Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales”, sustentó.

Respecto al período del clima neutro, Ugarte aclaró que hay un indicador de precipitación histórica para comparar el promedio anual en el nivel de acumulación de precipitaciones en milímetros que determinan la cantidad de lluvia o sequía en el territorio nacional. “En términos generales no hay ni exceso ni déficit de lluvia, sino que está entre los parámetros normales que llueve en determinado territorio”, subrayó.

Por otra parte, el especialista anunció que el próximo jueves 21 de marzo se realizará el cuarto Simulacro Nacional en el marco de la preparación de riesgo para las respuestas en función de mitigar pérdidas de vidas humanas, económicas y ambientales, donde se preparan para atender emergencias en diferentes escenarios y posibles amenazas.

 “Por eso es la importancia de que esta preparación para que la respuesta sea en todos los niveles, no solo a nivel de las instituciones, sino también en las comunidades. Somos ejemplo a nivel del continente”, puntualizó Ugarte.