10 muertos tras ataques a una sinagoga, dos iglesias y un retén policial en la región rusa de Daguestán

Al menos diez personas murieron y otras 25 resultaron heridas durante la ola de ataques perpetrados este domingo por un grupo de hombres armados contra dos iglesias ortodoxas, una sinagoga y un puesto de tránsito en las ciudades de Derbent y Majachkalá, en la región de Daguestán, república rusa del Cáucaso mayoritariamente musulmana, según indicaron las autoridades locales.

El muftiato de Daguestán informó sobre la muerte de nueve personas, siete de los cuales eran policías y los otros dos, el sacerdote de la iglesia de Derbent y un guarda de la iglesia de Majachkalá, la capital regional.

A la cifra de muertes se sumó el fallecimiento del jefe de la policía de la localidad de Dagestanskie Ogni, que acudió a apoyar a sus colegas de la vecina Derbent, donde fue mortalmente herido, según el departamento local del Ministerio de Interior.

Según los agentes del orden, el número de heridos ascendió a 25 personas.

El Comité de Investigación de Rusia declaró que abrió una causa penal por “actos terroristas”, sin dar más detalles: “El director del departamento de la policía federal para la República de Daguestán ha decidido activar una operación antiterrorista y aplicar el régimen legal antiterrorista para garantizar la serguridad de los ciudadanos, perseguir los crímenes terroristas y detener a las personas implicadas en un ataque armado”.

En tanto, la policía informó que abatió a cuatro hombres armados. “Según la información en este momento en Majachkala, las fuerzas del orden han eliminado a cuatro combatientes”, escribió en Telegram la portavoz del Ministerio del Interior.

Asimismo, la agencia antiterrorista rusa informó que la “fase activa” de su operación contra los atacantes había concluido en una de las dos ciudades objetivo: “En Derbent, la fase activa de la operación antiterrorista ha concluido”, declaró el Comité Nacional Antiterrorista en un comunicado remitido a las agencias de noticias rusas, mientras que los enfrentamiento continuaban en Majachkalá, la principal ciudad de la región.

Sobre las 18.00 horas en la ciudad de Derbent, al sur de Majachkala, individuos no identificados asesinaron a un sacerdote al que han degollado, prendieron fuego a la iglesia y a una sinagoga cercana. El Comité Nacional Antiterrorista ruso confirmó la muerte del religioso.

El ataque se llevó a cabo en la calle Lenin, en la Iglesia Ortodoxa de la Intercesión de la Bendita Virgen María. Allí los asaltantes degollaron al sacerdote, de 66 años, que fue identificado como padre Nikolai Kotelnikov.

Después los atacantes se desplazaron hasta una sinagoga cercana que también fue incendiada.

El edificio judío ha quedado prácticamente destruido, según medios locales, mientras que el templo cristiano también sufrió un incendio de menores proporciones. Los atacantes huyeron en un auto Volkswagen Polo blanco con matrícula 921, según medios rusos, que informan también de al menos dos atacantes armados abatidos.

Por su parte, en la capital regional, Majachkala, un policía fue asesinado por los agresores y seis personas más resultaron heridas en un ataque con armas de fuego contra un puesto de la policía de tráfico, según confirmó el departamento del Interior de Daguestán en su canal oficial en Telegram.

El incidente ocurrió en el centro de la ciudad, en la calle Ermoshkina, donde también hay una sinagoga cerca. Las autoridades han activado una operación jaula para intentar localizar a los responsables.

En la televisión pública rusa se difundieron imágenes de la sinagoga envuelta en fuego y densas columnas de humo.

Varios testigos reportaron que escucharon disparos cerca de una iglesia en Majachkalá y señalaron que siguen los tiroteos en Derbent, informó la agencia estatal de noticias TASS. Imágenes divulgadas en redes sociales muestran el amplio dispositivo de seguridad desplegado por las autoridades para dar con el paradero de los atacantes.

El ataque se produjo el mismo día en que los ortodoxos rusos celebran Pentecostés.

El presidente de Daguestán, Sergei Melikov, denunció un “intento de desestabilizar a la sociedad” y pidió calma a la población, mientras en redes sociales circulan ya imágenes de los supuestos atacantes en videos cuya autenticidad no ha podido ser verificada.

Tomado de infobae