Arce y Lula lanzan una “nueva era” de las relaciones entre Bolivia y Brasil

Los presidentes de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, y de Bolivia, Luis Arce, sostuvieron un encuentro este martes en la ciudad de Santa Cruz, capital del departamento homónimo, donde se firmaron diez acuerdos bilaterales y ofrecieron una rueda de prensa conjunta.

En su cuenta de X, Arce manifestó su satisfacción por la visita de su par brasileño. “Unidos somos más fuertes y seguiremos fortaleciendo nuestra hermandad y el trabajo coordinado por el bienestar y el progreso de nuestros pueblos“, agregó.

Por su parte, Lula expresó en sus redes que fue “muy bien recibido” por su homólogo, con el que aborda una agenda comercial y diplomática.

“Tenemos la riqueza que el mundo necesita”

Tras la firma de una serie de instrumentos de cooperación, el presidente boliviano se dirigió a los medios y aseveró que ambos países comienzan una “nueva era” en sus relaciones.

Lula aseveró que la integración no es solo un retórica sino que es una necesidad, y agregó que los documentos consignados tienen la finalidad de mejorar la calidad de vida de los habitantes de los dos países.

El presidente brasileño aseveró que con estos mecanismos alcanzados las dos naciones podrán dejar de ser tratadas como “países en desarrollo o del tercer mundo”.

“No tenemos la riqueza tecnológica de otros países pero la naturaleza nos ha brindado riqueza que el mundo necesita y que se encuentra en Suramérica”, aseveró.

Informó que los dos presidentes decidieron que se llamarán por teléfono cada dos meses para evaluar el avance de lo acordado y buscar soluciones a los problemas que se presenten.

Se refirió también a la posibilidad de lograr una integración marítima, terrestre y ferroviaria para que Bolivia pueda salir al Pacífico y al Atlántico.

Asimismo, el mandatario brasileño agradeció a Arce por haberlo recibido y destacó la respuesta de las instituciones bolivianas frente a “una grave amenaza“, con referencia al intento de deponer a su par por un grupo de militares bolivianos, el pasado 26 de junio.