Arrancó en Colombia el histórico juicio contra Álvaro Uribe

Este viernes arrancó el juicio oral y virtual en contra del expresidente colombiano Álvaro Uribe (2002-2010) ante el Juzgado 44 Penal de Conocimiento de Bogotá, donde se llevó a cabo la audiencia de acusación a petición de la Fiscalía.

Esta audiencia es catalogada de histórica debido a que nunca antes un exmandatario en Colombia había sido llevado a juicio. Según reporta El Tiempo, a los delitos de soborno a testigos y fraude procesal, de los que acusó la Fiscalía al exmandatario, se le agregó un tercero: soborno.

Tras la lectura de la acusación contra el también exsenador, se inicia de manera formal el primer juicio penal contra un exmandatario. Se espera que el proceso concluya con un fallo.

Un delito nuevo

Con esta nueva acusación, según explicó el fiscal del caso, Gilberto Villarreal, Uribe sería el “determinador del delito de soborno” a través del abogado Diego Cadena sobre la testigo Hilda Niño Farfán, quien es una exfiscal condenada por nexos con el narcotráfico.

Refirió Villarreal que Cadena, enviado por Uribe, “contactó y entrevistó” en la cárcel ‘El Buen Pastor’ a Niño Farfán “especialmente para que rindiera testimonio falso” sobre el caso de su hermano Santiago Uribe Vélez —a quien se señala de tener vínculos con el paramilitarismo— y de esta manera contribuir a que fuera cambiada a otro penal.

En cuanto a las otras acusaciones, la Fiscalía maneja que alrededor de una decena de testigos denunciaron que recibieron compensaciones a cambio de ofrecer testimonios para favorecer al exmandatario y negar sus vínculos con el paramilitarismo. El expresidente niega estas acusaciones.

Un juicio histórico

Antes de comenzar el proceso, el expresidente difundió un comunicado con 23 pruebas del supuesto montaje, donde ofreció sus argumentos para aseverar las supuestas inconsistencias en su proceso.

En el escrito asevera que “jamás” ha engañado a la Justicia y que quienes recuerdan sus gobiernos saben que “reconocía errores, asumía responsabilidades y delegaba éxitos”. “Mi vida pública no conoce la mentira”, agregó.