Celebran Día Mundial de la Rana

Los naturalistas y conservacionistas celebran hoy el Día Mundial de la Rana, para concienciar sobre su importancia en los ecosistemas y la amenaza de extinción que enfrentan.

Estos animales desempeñan un papel fundamental en el equilibrio ecológico y su preservación es crucial para el medio ambiente.

Actualmente, existen unas siete mil especies de ranas, de las cuales un tercio está en peligro de extinción, de acuerdo con la Unión Internacional para la Protección de la Naturaleza.

Si desaparecen, se incrementarían exponencialmente las poblaciones de insectos transmisores de enfermedades, como la malaria, dengue y fiebre amarilla, alertan los especialistas.

Las ranas se alimentan de una gran cantidad de insectos, incluyendo mosquitos y polillas, que pueden ser una plaga para los seres humanos y la agricultura.

También, ayudan a mantener el ciclo de nutrientes en los ecosistemas acuáticos y terrestres, pues al alimentarse y excretar en diferentes partes del ecosistema contribuyen a la circulación de nutrientes y a la fertilización del suelo.

Además, son una importante fuente de alimento para muchos animales, como aves, serpientes y otros reptiles.

La principal amenaza que afecta a estos anfibios es la pérdida de humedad en sus hábitats producto del calentamiento global, lo cual afecta igualmente su reproducción.

Asimismo, la contaminación ambiental de ríos, lagos y zonas húmedas, así como la tala, quema y destrucción de extensiones naturales son factores perjudiciales.

Entre las curiosidades sobre las ranas encontramos que no pueden beber agua a través de su boca, sino que la absorben a través de su piel.

Tienen una lengua muy larga y pegajosa que utilizan para atrapar insectos y otros alimentos y a diferencia de los sapos, tienen la piel suave y húmeda.

Algunas especies pueden cambiar de color para camuflarse y protegerse de los depredadores.

Por otro lado, hibernan durante el invierno en el fondo de ríos y estanques, pueden sobrevivir sin oxígeno durante varios meses, y las ranas macho cantan para atraer a las hembras durante la época de apareamiento.

Las ranas cambian de piel una vez por semana, no pueden vivir en el agua salada y sus ojos grandes y saltones les permiten ver en todas las direcciones y algunas culturas las consideran símbolos de buena suerte y prosperidad.

Estos animales habitan en todos los continentes, excepto en la Antártida, y la más grande del mundo es la rana Goliat (Conraua goliath), que puede llegar a medir 32 centímetros de longitud y pesar 3,3 kilogramos.

Tomado de Prensa Latina