China lanza un fondo multimillonario para lograr su autosuficiencia en chips

El Gobierno de China continúa redoblando sus esfuerzos para lograr la autosuficiencia en su industria de los semiconductores en medio del aumento de las sanciones comerciales impuestas por EEUU en su sector tecnológico.

Para hacer frente a las presiones estadounidenses, Pekín ha creado en días recientes el mayor fondo de inversión en chips del país. Se trata de la tercera fase del Fondo de Inversión en la Industria de Circuitos Integrados de China, también conocido como el “Gran Fondo“, cuenta con un capital registrado de 344.000 millones de yuanes (47,5 mil millones de dólares).

La iniciativa está liderada por el Ministerio de Finanzas, con una participación del 17 %, seguido por una filial del estatal Banco Nacional de Desarrollo, con un 10 %. Por otra parte, una sociedad de inversión, dependiente del Gobierno municipal de Shanghái, posee el 9 %, junto con otras empresas estatales.

El primer fondo de este tipo se lanzó en 2014 con una inversión de alrededor de 140.000 millones de yuanes, y en 2019 se abrió otro por el valor de 200.000 millones.

Se trata del principal vehículo de inversión del gigante asiático para apoyar el desarrollo de la industria nacional de semiconductores y promover su plan de desarrollo industrial de alta tecnología “Hecho en China 2025″, anunciado en 2015.

Fondo masivo

El tamaño del nuevo fondo muestra el enfoque de “toda la nación” del gobierno chino para construir una industria de semiconductores autosuficiente y superar las restricciones a las exportaciones de Washington que han perjudicado al sector, recoge South China Morning Post.

Si bien aún no se han revelado oficialmente detalles sobre los objetivos de la iniciativa financiera, reportes de la prensa dan cuenta que podría enfocarse en semiconductores y equipos de fabricación relacionados con la inteligencia artificial, así como en proyectos de investigación y desarrollo destinados a mejorar las capacidades de IA utilizando la tecnología existente.

Además de apoyar el desarrollo de equipos de fabricación de chips sujetos a restricciones estadounidenses, se espera que el fondo ayude a las principales empresas chinas del sector a remplazar sus proveedores internacionales por locales.

En la iniciativa se contempla financiar a los fabricantes chinos de obleas de silicio, productos químicos y gases industriales, necesarios en la producción de los semiconductores.