Colombia espera que Milei entienda que toman muy en serio la defensa de la dignidad presidencial

El ministro encargado de las Relaciones Exteriores de Colombia, Luis Gilberto Murilloasegura que las relaciones entre Bogotá y Buenos Aires «no están rotas«, pese a la expulsión de diplomáticos argentinos de la embajada en Bogotá ordenada por el presidente colombiano, Gustavo Petro, en respuesta a los comentarios ofensivos que le dirigió su par argentino, Javier Milei.

«No estamos rompiendo relaciones diplomáticas entre Colombia y Argentina. Estas se mantienen. No están en su mejor momento, pero no están rotas», dijo el canciller en una entrevista concedida a El Tiempo. Según explicó Gilberto Murillo, la decisión de expulsar al equipo diplomático argentino se tomó «con mucho dolor», pero con el objetivo de buscar «un cambio de actitud» del mandatario argentino.

«Nuestro objetivo es que el presidente Javier Milei […] entienda que tomamos muy en serio la defensa de la dignidad de la figura presidencial de Colombia y no vamos a permitir que siga insultando con palabras desobligantes y de irrespeto inaceptable en contra del presidente Gustavo Petro, elegido democráticamente por las y los colombianos», aseveró. 

El diplomático, que confía en que los dos gobiernos puedan «encontrar caminos para superar este ‘impasse'», indicó que la orden de Petro no afecta al trabajo consular ni al significativo intercambio comercial entre ambos países. En este sentido, apuntó que en 2023, Bogotá importó desde esta nación «cerca de 1.315 millones de dólares» y exportó «alrededor de 360 millones de dólares».

La decisión de expulsar a diplomáticos argentinos llegó después de que Milei acusara a Petro en una entrevista de «asesino terrorista», después de lo cual Buenos Aires ha intentado rebajar la tensión.

En particular, la canciller Diana Mondino dijo que la relación entre países es «muy superior a la que puedan tener los presidentes», al tiempo que esgrimió que el presidente de su país habló «con datos» al referirse al mandatario colombiano de manera despectiva. «[Milei] dijo que [el presidente colombiano] fue terrorista y, efectivamente, fue terrorista. Son datos dichos por el propio presidente Petro», apuntó Mondino.