Critican demora en escrutinio final de diputados en El Salvador

El magistrado del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de El Salvador, Guillermo Wellman, anunció este viernes que prosiguen los preparativos en el Gimnasio Nacional José Adolfo Pineda para el escrutinio final de las elecciones a diputados de la Asamblea Legislativa, en medio de críticas a la organización de dicho proceso y a cuatro años del allanamiento militar al Poder Legislativo, encabezado en febrero del 2020 por el reelecto presidente Nayib Bukele.

“Las mesas de elección a presidente van bien avanzadas, al terminar con este escrutinio comenzamos en el Gimnasio Adolfo Pineda, porque hay espacio amplio y en mejores condiciones”, afirmó la autoridad.

De acuerdo con el presidente del partido Nuestro Tiempo, Andy Failer, los comicios celebrados el pasado domingo han sido un fracaso y le costaron cifras millonarias a los fondos públicos.

En este sentido, el titular de la bancada criticó la extrema demora para iniciar el conteo voto por voto y la entrega del informe de la Dirección de Organización Electoral (DOE) con respecto a la integridad de la cadena de custodia.

Por su parte, el candidato a la presidencia por el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), Manuel Flores, denunció las fallas en el sistema a pesar de la costosa inversión. “Los millones fueron a la basura, en la era de la tecnología llegamos como los picapiedras a hacer las actos a mano”, indicó.

En consonancia, destacó la ausencia de datos del escrutinio preliminar. “Tener computadoras viejas donde se duplicaban y triplicaban los datos de Nuevas Ideas, casi llegaba a los 7 millones de votantes”, enfatizó.

Tras dos días de escrutinio final de las actas presidenciales, el TSE comunicó que con el 98,7 por ciento del total de actas, el presidente Bukele, del partido Nuevas Ideas, había obtenido 2.671.450 votos. Se trata de cifras no definitivas, pues no ha concluido el recuento final.

Las críticas a la organización de los comicios se intensificaron en momentos en que se cumplen cuatro años de la usurpación militar del Palacio Legislativo que ejecutó a Bukele el 9 de febrero del 2020, a ocho meses de haber ganado las presidenciales de aquel año.

Acompañado de un grupo de militares, el mandatario allanó la sede de ese Poder bajo el pretexto de garantizar la paz y seguridad en el país, hecho que fue calificado como usurpación a los poderes y anticonstitucional por diversos movimientos políticos y sociales.

Tomado de teleSUR