Cuba y Venezuela rechazan sanciones de EEUU contra centro ruso y empresas mineras nicaragüenses

Venezuela y Cuba rechazaron el nuevo paquete de medidas unilaterales impuesto por EEUU contra la Compañía Minera Internacional y Capital Mining Investment Nicaragua, dos empresas auríferas. El canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, calificó las sanciones de injerencia y de intento de afectar a la economía de esa nación centroamericana.

«Rechazamos las nuevas medidas coercitivas unilaterales impuestas por el Gobierno de EEUU contra Nicaragua, que en otro intento injerencista persiguen golpear sectores estratégicos de la economía nicaragüense, dañar a su pueblo y al legítimo Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional», escribió Bruno Rodríguez Parrilla en su cuenta en la red social X.

Las nuevas medidas de Washington afectan al Centro de Capacitación del Ministerio del Interior de Rusia en Managua, a quien la Casa Blanca acusa de supuestamente estar vinculado a la represión de opositores en Nicaragua. A su vez, fueron sancionadas la Compañía Minera Internacional (Comintsa) y la Capital Mining Investment Nicaragua, dos empresas dedicadas a la explotación de oro afiliadas al Gobierno. El Departamento de Estado también emitió más de 250 restricciones de visa a funcionarios nicaragüenses, que se suman a las más de 1.000 anunciadas en los últimos años.

Además, el canciller de Venezuela, Yván Gil, expresa su más profundo rechazo al nuevo paquete de sanciones impuestas por EEUU.

«La República Bolivariana de Venezuela expresa su más profundo rechazo a las nuevas agresiones perpetradas por el Gobierno de EEUU contra el pueblo y Gobierno de Nicaragua, al imponer este día, medidas coercitivas unilaterales contra dos empresas mineras que operan en territorio nicaragüense», señala un comunicado publicado en la cuenta del canciller en la red social X.

Caracas también expresó su rechazo contra la implementación de sanciones contra el Centro de Capacitación del Ministerio del Interior de la Federación de Rusia ubicado en la ciudad de Managua.

Venezuela denunció «la permanente campaña de los EEUU y sus aliados occidentales, que busca por todas las vías posibles quebrar la férrea voluntad antiimperialista y patriótica del Gobierno de Nicaragua, que defiende el sagrado derecho de su pueblo por avanzar en paz y estabilidad en la noble construcción de un presente mejor, más justo y humanitario».

Ante ello, Caracas exhortó a la comunidad internacional a condenar estas acciones por considerarlas como «retrógradas e injerencistas». Asimismo, Venezuela puntualizó que estas medidas unilaterales «pretenden lesionar el inalienable y sagrado derecho a la libre actividad económica y la autodeterminación de los pueblos».

Tomado de Sputnik