El alcalde de Nueva York sugiere un trabajo para los inmigrantes porque «son excelentes nadadores»

El alcalde de la ciudad de Nueva York, Eric Adams, sugirió este martes que los inmigrantes trabajen como socorristas en las playas, ya que «son excelentes nadadores«, informó New York Post.

«¿Cómo podemos tener en nuestra ciudad, en nuestro país, un gran número de personas que son excelentes nadadores y al mismo tiempo necesitamos socorristas, y el único obstáculo es que no les damos el derecho a trabajar para ser socorristas?», declaró Adams, respondiendo a una pregunta sobre la falta de socorristas en las playas y piscinas de la ciudad.

A este respecto, el alcalde indicó que la escasez podría cubrirse rápidamente agilizando la expedición de visados de trabajo a inmigrantes para los puestos que hay que cubrir. Entre otros puestos que podrían, según Adams, ser ocupados por los inmigrantes, se encuentran enfermeros y trabajadores de servicios de comidas

«Si tuviéramos un plan que dijera: ‘Si hay escasez de trabajadores de servicios de comidas y los que cumplen esos criterios, vamos a agilizarlos’, si tienen experiencia que son enfermeros y tenemos escasez de enfermeros, los agilizaríamos […]. Lo mismo ocurre con los socorristas. Tenemos a toda esta gente elegible esperando para trabajar, con las habilidades que necesitamos para hacer los trabajos, pero somos incapaces de permitirles trabajar porque la burocracia está en el camino«, aseveró.

La burocracia

No es la primera vez que Adams propone a inmigrantes trabajar como socorristas. El representante del Ayuntamiento de Nueva York sostuvo que el alcalde «ha señalado repetidamente que hay personas que están cualificadas para puestos de trabajo en los que tenemos vacantes, están preparadas para hacer el trabajo y, sin embargo, el Gobierno federal sigue negándoles el derecho legal a trabajar«.

Diariamente, decenas de migrantes cruzan el río Grande en la frontera entre México y EEUU Como consecuencia, cientos de personas que no tienen el permiso de trabajo en el país se encuentran en diferentes estados y ciudades estadounidenses, sin posibilidades de ganar dinero y mantener a sus familias.