El insólito vacío legal que salvaría de la pena de muerte a los asesinos de una niña de 12 años

Una extraña laguna en la legislación del estado de Texas salvaría de la pena de muerte a los hombres responsables del brutal asesinato de Jocelyn Nungaray, de 12 años. En un caso que ha conmocionado a los estadounidenses por la crueldad de los hechos.

Johan José Rangel Martínez, de 21 años, y Franklin José Peña Ramos, de 26, fueron acusados esta semana de estrangular y asesinar a Jocelyn para luego arrojar su cadáver a una zanja de drenaje en Houston.

Aunque la Policía crea que los hombres, inmigrantes ilegales, atrajeron a la menor bajo un puente y la violaron durante dos horas antes de estrangularla hasta la muerte, aún no han sido acusados de agresión sexual y están pendientes los resultados de la investigación.

A pesar de la gravedad de los hechos, los acusados podrían librarse de la ejecución en caso de ser condenados, debido a la edad de la víctima. La ley de Texas establece que la pena de muerte solo se aplica automáticamente a los asesinos condenados si la víctima es menor de diez años.

En una audiencia celebrada este martes, la fiscal del distrito del condado de Harris, Kim Ogg, declaró al New York Post que su oficina no ha descartado la pena de muerte. “Nuestras leyes tratan la edad de las víctimas de forma diferente y han cambiado el límite. Antes eran los niños menores de seis años”, señaló.

Sin embargo, si los sospechosos son acusados de delitos sexuales, los fiscales podrán solicitar la pena de muerte. “Las pruebas son claras de que probablemente se produjo una agresión sexual. Pero, como ninguno de los acusados lo ha admitido realmente, las pruebas circunstanciales tendrán que demostrarlo”, afirmó Ogg.