España pide a Milei que en su nuevo viaje “respete” al pueblo y sus instituciones

La portavoz del Gobierno de España, Pilar Alegría, ha anunciado este martes al presidente de Argentina, Javier Milei, de que si “finalmente” se produce una nueva visita a España debe mantener “un respeto” hacia las instituciones y el pueblo español.

En declaraciones a los medios tras el Consejo de Ministros de esta jornada, Alegría ha reconocido que desconoce la agenda que mantendrá el mandatario argentino. “Si finalmente el viaje se produce, espero que durante sus declaraciones, si es que las hay, mantenga siempre un respeto hacia las instituciones de este país y hacia el pueblo español”, dijo Alegría.

Por su parte, el portavoz de la Presidencia de Argentina, Manuel Adorni, ha confirmado en rueda de prensa este martes que Milei en principio no se verá con ningún miembro del Ejecutivo español, si bien agregó que es algo que puede cambiar en los próximos días.

Milei viajará a España esta semana, por segunda vez desde que es presidente, para recibir el Premio Instituto Juan de Mariana 2024 a una defensa ejemplar de las ideas de la libertad el próximo viernes 21 de junio.

El Instituto Juan de Mariana (IJM), laboratorio de ideas creado en 2005 y conocido por sus ideas ultraliberales y por el negacionismo climático, ha concedido ese galardón en 18 ediciones, en cuatro de ellas a ciudadanos argentinos, incluido el propio Milei.

Ahora el presidente del IJM, Manuel Llamas, destaca que Milei ha hecho historia “al lograr difundir con éxito y eficacia las ideas de la libertad en un país arruinado por el socialismo durante décadas”.

Choques entre los Gobiernos de España y Argentina

El aviso de Alegría llega después de la tensión diplomática que se ha vivido entre los dos países en las últimas semanas a raíz de la primera visita de Milei a Madrid, donde participó en un acto organizado por el partido de extrema derecha Vox.

En esa ocasión, el presidente argentino se refirió a la mujer del presidente español, Pedro Sánchez, calificándola de corrupta, lo que motivó que desde el Ejecutivo de España se le reclamase una rectificación pública.

La rectificación nunca llegó y tanto alguno de los ministros argentinos como, sobre todo, el propio Milei, continuaron alimentando la polémica con declaraciones gruesas, como llamando “cobarde” a Sánchez y afirmando que se escondía bajo las faldas de sus ministros.