España se suma a la causa contra Israel de Sudáfrica en La Haya

El ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación de España, José Manuel Albares, ha anunciado la mañana de este jueves que su país se suma al procedimiento abierto por Sudáfrica en la Corte Internacional de Justicia de La Haya contra Israel por delitos de genocidio.

El canciller español ha dicho, en una comparecencia ante los medios, que el objetivo es que se respetan las medidas cautelares decretadas por la Corte con el objetivo de detener la operación militar, que ha recordado que son “de obligado cumplimiento para todas las partes”.

Albares ha sostenido que España presenta una declaración de intervención en el procedimiento para apoyar al tribunal en la aplicación de las medidas cautelares, “especialmente en la finalización de las operaciones militares en Rafa, para que vuelva la paz; en los obstáculos a la entrada de ayuda humanitaria, que deben terminar y en la destrucción de infraestructuras civiles, que debe cesar”, ha precisado.

El ministro español ha vuelto a pedir una vez más el cese de los bombardeos, el alto el fuego, la liberación inmediata e incondicional de todos los rehenes y el acceso urgente y sin restricciones de ayuda humanitaria para la población civil.

Como objetivo final se encuentra el fin de la guerra iniciada en la Franja de Gaza tras los ataques de Hamás del pasado 7 de octubre y comenzar a avanzar en la aplicación de la solución de los dos Estados, “que es la única garantía para alcanzar la paz y la seguridad para palestinos e israelíes y para toda la región”, según Albares.

Tras asegurar que hace semanas que el Gobierno de España sopesa esta decisión, el ministro ha asegurado que la medida no significa apoyar a ninguna de las dos partes, sino que se trata de un apoyo a los jueces a la hora de tomar una decisión, según las declaraciones que recoge elDiario.es.

Escalada de tensión entre España e Israel

La tensión diplomática entre Israel y España se ha venido incrementando en los últimos meses a medida que miembros del Gobierno español han ido deslizando críticas hacia la actuación de Israel en la Franja de Gaza, hablando de incumplimientos de los Derechos Internacional Humanitario y de que podría estar cometiendo delitos de genocidio y violaciones de derechos humanos.

La crisis llegó a su punto álgido con el reconocimiento del Estado de Palestina por parte de España el 28 de mayo. A partir de entonces Israel prohibió que el Consulado General de España en Jerusalén prestara servicios a palestinos de Cisjordania y ha acusado de antisemitismo a varios ministros españoles, especialmente a la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.