Gobierno de Argentina explica por qué no aplicará la vacuna contra el dengue

El Gobierno de Argentina explicó este martes que no incluirá la vacuna contra el dengue en el esquema nacional de vacunación porque la comunidad científica todavía no se ha puesto de acuerdo sobre su eficacia para combatir la enfermedad, según se afirma en un informe de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) referido por el Ministerio de Salud del país suramericano.

En un comunicado difundido por el organismo, se detalla que si bien la seguridad de la vacuna Qdenga se aprobó en abril de 2023, «desde aquel momento ni el gobierno anterior, ni los infectólogos, ni los organismos internacionales alcanzaron el consenso para recomendarla como estrategia para incluirla en el calendario nacional de vacunación».

Así las cosas, añade el documento,»la vacuna continúa siendo sometida a estudios para establecer su efectividad según el rango etario y regiones endémicas», sin que todavía haya sido autorizada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) para su uso en seres humanos.

Del mismo modo, en el texto se advierte que desde el Ejecutivo «no se avalará que la política o los medios de comunicación sumen miedo y confusión, y se seguirá avanzando con la convicción de preservar la salud de la población», por lo que instaron «a las empresas vinculadas con la producción de vacunas a evitar presiones que pretenden apresurar decisiones que pueden poner en riesgo a los argentinos».

Medidas y cifras
Para el control de la epidemia de dengue, la cartera de Salud estableció como prioridad «la eliminación del mosquito en el territorio», para lo cual resulta «clave […] el trabajo local y peridomiciliario» de manera continua, más allá de la coyuntura actual, en interés de disminuir la población de mosquitos; medida que a juicio de la actual administración, no fue implementada cabalmente por sus antecesores.

Según cifras oficiales, 119 personas han fallecido este 2024 a consecuencia del dengue, sobre un universo de 163.419 casos reportados, lo que constituye la epidemia más severa en la historia de ese país.