Gobierno de Ecuador confirma retraso en el pago de sueldos públicos de enero

El ministro de Economía y Finanzas de Ecuador, Juan Carlos Vega, confirmó que habrá un retraso en el pago de los sueldos de enero para el sector público por falta de liquidez. 

«Estamos realmente apretados […] Yo creo que sí vamos a tener un poco de retraso, no vamos a lograr pagar exactamente a tiempo«, confesó el funcionario, en una entrevista con el programa Rebelde Sin Pausa.

Vega confía en que se puedan pagar estos salarios «máximo» en las dos primeras semanas de febrero, que es cuando tienen «identificados [la entrada de] algunos fondos adicionales«, como los «anticipos de las empresas grandes sobre las ventas de enero» y «el ingreso de las utilidades del Banco Central del año 2023″.

Explicó que para hacer estos pagos irán «priorizando», comenzando por las Fuerzas Armadas y la Policía, «que están necesitados», pues estos uniformados actualmente libran la lucha contra la criminalidad, luego de que el presidente del país, Daniel Noboa, declarara un «conflicto armado interno».

«Inmediatamente, en las prioridades están los profesores, los médicos que están también jugándose el día a día y con eso ya llegamos a un porcentaje alto de los servidores públicos. Y lo que sí les aseguro que el último en cobrar será el ministro de Economía y Finanzas», comentó Vega.

«Nunca nos atrasamos»

El expresidente ecuatoriano Rafael Correa (2007-2017) se pronunció sobre este tema en su cuenta en X: «Felizmente en nuestro gobierno nunca nos atrasamos con los sueldos. Alguna vez el ministro de Finanzas me llamó a decirme que tenía que atrasarse, y le puse una norma muy sencilla: que Finanzas y Presidencia cobren al final«.

El exmandatario, sin embargo, aplaudió la decisión de la actual administración de pagar primero «a maestros, militares y policías«, pero dijo que en el caso de los uniformados el pago debería priorizarse «solo a la tropa y baja oficialidad, que son los que viven al día«.

Ya la semana pasada, el viceministro de gobierno, Esteban Torres, informó que la administración de Noboa no estaba segura de poder pagar la totalidad de los salarios del sector público.

Torres comentó que «hay un déficit terrible» creado «por los gobiernos del pasado», y que se requerían aproximadamente 8.000 millones de dólares solo para cubrir los gastos de este año.