Israel tacha de “falsas, escandalosas y repugnantes” las acusaciones de genocidio

El Consejo de Seguridad Nacional y el Ministerio de Exteriores de Israel han emitido este viernes un comunicado conjunto en respuesta al fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que ordenó a Tel Aviv detener su ofensiva contra la ciudad palestina de Rafa, al sur de la Franja de Gaza.

“Las acusaciones de Sudáfrica contra Israel ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya sobre ‘genocidioson falsas, escandalosas y repugnantes”, declararon las autoridades israelíes, reiterando su postura sobre su “guerra defensiva justa” emprendida contra Hamás en respuesta a la masacre del 7 de octubre.

También subrayaron que las fuerzas israelíes desarrollan sus operaciones militares “de acuerdo con su derecho a defender su territorio y a sus ciudadanos, preservando al mismo tiempo sus valores morales y siguiendo las normas del derecho internacional y el derecho internacional humanitario”.

“Israel no ha llevado a cabo ni llevará a cabo actividades militares en la zona de Rafa que creen condiciones de vida que puedan conducir a la destrucción total o parcial de la población civil palestina“, continúa el comunicado. El Gobierno de Benjamín Netanyahu “seguirá con sus esfuerzos para garantizar la llegada de ayuda humanitaria” al enclave palestino, así como por “minimizar los daños a la población civil”.

Las autoridades también mantendrán abierto el cruce de Rafa y permitirán “los suministros ininterrumpidos de ayuda humanitaria desde el lado egipcio”, impidiendo que los “grupos terroristas” tomen el cruce bajo su control.

Por su parte, el ministro de Defensa de Israel, Benny Gantz, aseveró que “Israel está comprometido a continuar los combates para devolver a sus rehenes y prometerles a sus ciudadanos la seguridad —donde quiera y cuando quiera que sea necesario— incluso en Rafa”. Según Gantz, Israel emprendió “una campaña justa y necesaria” contra Hamás y continuará “operando de acuerdo con el derecho internacional”.

Los jueces de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) ordenaron este viernes a Israel detener su ofensiva militar contra la ciudad de Rafa, situada en el sur de la Franja de Gaza, informa Al Jazeera. “Israel debe detener inmediatamente su ofensiva militar o cualquier otra acción en la gobernación de Rafa que pueda infligir al grupo palestino en Gaza condiciones de vida que puedan provocar su destrucción física total o parcial”, declaró el presidente del tribunal, Nawaf Salam. También dijo que la CIJ no está convencida de que los esfuerzos israelíes de evacuación en la Franja sean suficientes.