«La música no tiene fronteras»

La destacada directora de orquesta chilena Alejandra Rivas, afirmó que la música no tiene fronteras y resaltó su presentación en dos conciertos en Nicaragua al frente de la Sinfónica Juvenil Rubén Darío.

En diálogo con Prensa Latina tras varios días de trabajo en esta nación centroamericana, Rivas, quien fue la primera mujer en dirigir esa orquesta en el concierto “Chile y Nicaragua unidos en la música”, destacó su experiencia con los artistas nicas.

“Cuando recién llegué tenían una disposición al trabajo maravillosa, partí con el primer ensayo y les pregunté si estaba muy rápido lo que estaba haciendo y de ahí en adelante todo fue trabajar y trabajar y eso nos llevó a un excelente resultado”, comentó.

La directora de la Orquesta Sinfónica Juvenil Regional del Biobío, se refirió a algunos aspectos técnicos y musicales de la agrupación nicaragüense y aseguró que están preparados para abordar perfectamente cualquier repertorio profesional.

Calificó de importante el apoyo que tienen con el acceso a un teatro, así como con el maestro Ramón Rodríguez, su actual director.

Aludió a los recientes conciertos de este fin de semana celebrados en las ciudades de León y Managua, los cuales contaron con una nutrida asistencia de público.

“Fue maravilloso por varios aspectos, primero, porque la orquesta sonó espectacular, muy bien realmente, segundo porque el teatro acá es una joya, la acústica es maravillosa, los espacios, todo”, expresó.

En el Teatro Nacional Rubén Darío, la artista chilena dirigió un repertorio de música latinoamericana, entre ellas del compositor argentino Alberto Ginastera, considerado como uno de los más importantes del siglo XX en América.

Bajo la batuta de la maestra chilena, la orquesta nicaragüense también interpretó temas del músico y compositor Carlos Useda, la Novena Sinfonía de Beethoven, una pieza dedicada a la escritora Gabriela Mistral y cerraron con un mambo del cubano Dámaso Pérez Prado.

“Fue un concierto bastante extenso de muy buena calidad, y la verdad es que yo pienso que el resultado fue óptimo, no podría decir que hay algo que no haya salido bien, todo estuvo por encima incluso de las expectativas”.

Para la artista chilena, quien también ha sido invitada como directora de orquesta en Venezuela y Brasil, visitar Nicaragua por primera vez fue como cumplir un sueño de varios años y agradeció por la acogida en la tierra de lagos y volcanes.

“Me siento honrada, privilegiada de haber estado en este maravilloso lugar, en este país tan bello con gente tan amable, tan cariñosa, he sido atendida de manera maravillosa”, señaló.

Como parte del diálogo con esta agencia, Rivas, quien también es profesora de violín y viola, compartió su experiencia de más de 20 años en la formación de orquestas sinfónicas infantiles y juveniles en Chile.

En ese sentido, comentó que en su país se requiere de más aporte estatal para poder lograr una estabilidad y que no sean los propios municipios o las escuelas las que busquen los recursos para contratar profesores.

“Cuando tú potencias a un niño o a un joven que es músico, ahí es cuando yo digo en todas partes que la música es un arma de revolución social, porque de verdad se transforma la vida de las personas, porque la música es el único lenguaje universal que existe”, concluyó.

Tomado de Prensa Latina