Lula anuncia 9.700 millones de dólares para reconstruir zonas devastadas por las lluvias

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, anunció un paquete de 50.000 millones de reales (unos 9.700 millones de dólares) para la reconstrucción de las zonas devastadas por las fuertes lluvias en el estado de Rio Grande do Sul, donde 116 personas han muerto y otras 143 se encuentran desaparecidas.

«Estas son las primeras medidas de crédito. Esto no termina aquí. Les he advertido a los ministros que nos tenemos que preparar, porque veremos la magnitud de los problemas cuando el agua baje y los ríos vuelvan a la normalidad», dijo.

Lula también comentó que, además de los muertos y desaparecidos, la pérdida de pertenencias de la población más humilde «es un verdadero sufrimiento». «Mucha gente piensa que la televisión es algo pequeño, que no tiene mucha importancia. Pero para una persona humilde la televisión es un bien. La estufa es un bien enorme, el refrigerador entonces, ni se menciona», aseveró.

La magnitud de la tragedia

Previamente, el gobernador del estado, Eduardo Leite, estimó que se necesitarán unos 19.000 millones de reales (unos 3.700 millones de dólares) para reconstruir las zonas afectadas. «Se necesitan recursos para varias áreas. Insisto: el efecto de las inundaciones y la magnitud de la tragedia son devastadoras», aseveró.

El ministro de Hacienda, Fernando Haddad, afirmó que la ayuda está dirigida a familias, empresas y pequeños productores, y que el lunes se hará un nuevo anuncio que contempla una posible renegociación de la deuda de Rio Grande do Sul con el Tesoro brasileño, que ronda los 90.000 millones de reales (unos 17,4 millones de dólares).

Por otro lado, el Ejecutivo brasileño «la solidaridad y ofertas de ayuda humanitaria de gobiernos extranjeros, jefes de Estado, autoridades gubernamentales y organismos internacionales ante la tragedia».

En una nota, el Ministerio de Asuntos Exteriores dio las gracias a Argentina por enviar «dos purificadores de agua y de 72.000 pastillas potabilizadoras, material prioritario para atender a la población afectada».

Las inundaciones en la región han dejado casi 800 heridos en 437 de los 497 municipios del estado, y 1,9 millones de personas se han visto afectadas. Más de 400.000 personas han tenido que abandonar sus hogares.