Lula intenta resarcir años de abusos contra los indígenas en Brasil

El empeño del gobierno izquierdista de Luiz Inácio Lula da Silva por dignificar la vida de los indígenas brasileños se ha visto reforzado estos días con una serie de gestos y alentadoras medidas.

El último gran ejemplo ocurrió el fin de semana pasado, cuando la presidenta de la Comisión de Amnistía del Ministerio de Derechos Humanos, Enéa de Stutz, se arrodilló en una ceremonia y pidió perdón en nombre del Estado por todo el sufrimiento causado durante la dictadura militar (1964-1985) a los indígenas krenak en Minas Gerais (sudeste), y a los guaraní kaiowá, en Mato Grosso do Sul (centro-oeste).

Ambos pueblos, que habían reclamado un pedido de perdón a ese organismo, fueron perseguidos, torturados y obligados a abandonar sus tierras durante esos años de plomo, en que los gobiernos militares promovieron la ocupación de la Amazonía para no entregarla a supuestos planes de invasión de potencias extranjeras.

El gesto tuvo un enorme simbolismo para los indígenas, especialmente, después del desdén con el que los trató el anterior gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro (2019-2022), un nostálgico de la dictadura entregado por completo al deseo del poderoso sector del agronegocio por avanzar más tierras en los estados amazónicos, donde viven la mayoría de los 266 pueblos indígenas de Brasil, considerados los mejores guardianes de la selva.

Nuevos vientos

Otra muestra de los nuevos vientos que corren fue el ingreso en la Academia Brasileña de las Letras del primer autor indígena en sus 125 años de existencia: el filósofo, escritor y ambientalista de 71 años Ailton Krenak, miembro de uno de los pueblos a los que el Estado pidió perdón.

«La academia es de lengua portuguesa, así que admitirme es admitir más o menos 200 lenguas diferentes», declaró a Agencia Brasil.

Nada más llegar al poder para su tercer mandato, el 1 de enero de 2023, Lula cumplió su promesa de crear un inédito ministerio, el de los Pueblos Indígenas, al frente del cual nombró a Sonia Guajajara, una indígena del nordestino estado de Maranhao y reconocida por su activismo ambiental.