México: «Si se cierran las fronteras el daño no será sólo para nosotros. También para EE.UU»

La secretaria de Relaciones Exteriores de México, Alicia Bárcena, defendió el enfoque de su país en la gestión de la crisis migratoria en la frontera con Estados Unidos, argumentando que la responsabilidad no puede imputarse sólo a las autoridades mexicanas.

En una entrevista con la cadena de televisión pública estadounidense PBS, este jueves, Bárcena afirmó que a pesar de que México ha aplicado mucho más la ley para «reducir la presión» en la frontera norte, es preciso cambiar la retórica, impulsada principalmente por políticos republicanos, de endurecer las restricciones de acceso y asilo en EE.UU

«Si se cierran las fronteras, como ocurrió en diciembre, el daño no es sólo para México. También lo será para Estados Unidos», destacó la alta funcionaria, añadiendo que ambos países deben asociarse y ponerse de acuerdo sobre cómo abordar la migración, que, según ella, no está formada en su mayoría por mexicanos, sino por personas provenientes de otros países de la región.

En este sentido, «acordamos que íbamos a hacer una repatriación a los países de origen», resaltó. «Esa es la medida principal que hemos estado tomando y que ha funcionado bastante bien», añadió.

Bárcena también habló sobre la respuesta de México a la crisis generada por el tráfico de fentanilo. Aseguró que mientras su país controla la entrada de fármacos, EE.UU debe trabajar en controlar los problemas de adicción.

«Lo que estamos haciendo es controlar la entrada de precursores de fentanilo desde China. Tenemos un sistema que controla la entrada de estos precursores porque, por cierto, muchos de ellos son legales porque se usan para anestésicos», aseguró.