Miles de moscovitas donaron su sangre para heridos en atentado

Más de siete mil 700 habitantes de Moscú donaron su sangre en los centros médicos para las víctimas del atentado que se produjo en la sala de conciertos Crocus City Hall, informó hoy el alcalde de la capital rusa, Serguéi Sobianin.

El funcionario escribió este miércoles en su canal de Telegram, que a las pocas horas del atentado terrorista los ciudadanos de Moscú y otras muchas ciudades del país hicieron largas filas para donar su sangre.

El martes, la jefa de la Agencia Federal Médico-Biológica de Rusia, Veronika Skvortsova, estimó en más de 24 mil la cifra de personas que donaron su sangre en todo el país para las víctimas del ataque terrorista.

El 22 de marzo, un comando de hombres armados disparó contra una multitud reunida para un concierto de rock en la sala Crocus City Hall, situada en las afueras al noroeste de Moscú.

El tiroteo fue seguido por un incendio, que, según el Ministerio de Emergencias, afectó un área de casi 13 mil metros cuadrados. Según los últimos datos oficiales, el ataque terrorista se saldó con 139 muertos, entre ellos niños, y unos 180 heridos.

Hasta ahora fueron detenidos 11 implicados en el atentado, incluidos los cuatro atacantes que abrieron fuego en Crocus City Hall.

El presidente Vladímir Putin, reconoció este lunes que el ataque fue obra de islamistas radicales, pero supuso que podría ser un eslabón en una cadena de operaciones que se llevan a cabo contra Rusia desde 2014 «con las manos del régimen neonazi de Kiev».

Según el Servicio Federal de Seguridad, después del atentado los terroristas intentaron huir hacia la frontera entre Rusia y Ucrania. Sin embargo, Ucrania negó de plano su implicación en el ataque.

Numerosos líderes mundiales se solidarizaron con el pueblo ruso y condenaron el ataque en los términos más enérgicos.

Tomado de Prensa Latina