Papa Francisco preside actividades por la Jornada Mundial del Niño

Con un evento en el Estadio Olímpico de Roma, presidido por el papa Francisco, dio inicio la Jornada Mundial del Niño que hoy continúa en el Vaticano, con una misa en la Plaza de San Pedro.

En un encuentro con miles de niños procedentes de 101 países, efectuado la víspera en la citada instalación deportiva de la capital italiana, el Papa expresó que muchos países gastan dinero en fabricar armas y hay gente que no tiene qué comer, pues “hay muchas personas cerradas con el corazón duro, con el corazón como un muro”.

En la misa que se efectuará en la tarde de este domingo en el Vaticano, se prevé la asistencia de la primera ministra de Italia, Giorgia Meloni, según se anunció en un comunicado oficial.

El lema de esta jornada de dos días, es “He aquí, hago nuevas todas las cosas”, pero eso no es fácil, enfatizó el Sumo Pontífice, quien se refirió a la capacidad de los menores de cuestionar a los adultos, de hacerlos pensar, y les aseguró que “vosotros, hijos, podéis hacer una verdadera revolución con estas preguntas y con estas ansiedades”.

La actividad, que contó con la asistencia demás de cincuenta mil personas, comenzó con un desfile de más de 100 delegaciones, seguido de un espectáculo artístico musical, y tras un breve discurso, el Obispo de Roma conversó con los menores, a quienes dijo que “siempre es posible hacer la paz”.

De acuerdo con un comunicado divulgado por la oficina de prensa de la Santa Sede, en su intercambio con los niños allí reunidos el Pontífice les pidió recordar que “para hacer del mundo un lugar mejor debemos empezar por amar a los más cercanos a nosotros, y aseveró que “el egoísmo y la guerra son las causas de las injusticias”.

“Recemos por los niños que no pueden ir a la escuela, por los niños que sufren las guerras, por los niños que no tienen qué comer, por los niños que están enfermos y nadie los cura”, expresó.

Esta primera Jornada Mundial del Niño, organizada por el Dicasterio para la Cultura y la Educación de la Santa Sede “es el inicio de un movimiento en favor de los más pequeños que quieren construir un mundo de paz, en el que todos son hermanos y que tiene futuro gracias a los cuidados de todos por el medio ambiente”, explicó el papa Francisco.

Tomado de Prensa Latina