Protestas en Israel exigen renuncia de Netanyahu

Miles de manifestantes inundaron este sábado las calles de la capital israelí, Tel Aviv, exigiendo la dimisión del primer ministro, Benjamín Netanyahu, y la liberación inmediata de los israelíes retenidos por el movimiento de resistencia islámica Hamás.

Los manifestantes, entre ellos familiares de los rehenes, se reunieron en la plaza Habima, mostrando fotos de 136 rehenes y exigiendo al Gobierno que «los traiga a casa ya». Numerosos ciudadanos también se reunieron ante la casa de Netanyahu, en Cesarea.

Un familiar llamó al derrocamiento del Gobierno, pues «prioriza la guerra y la venganza sobre la vida, en nombre de ideas políticas extravagantes e ideales mesiánicos, que sacrifican a los rehenes».

Los manifestantes también piden celebrar nuevas elecciones, al grito de «No formaremos un gobierno de racistas, no formaremos un gobierno de criminales». Además, organizaciones pacifistas solicitan un alto el fuego inmediato y el fin de la presencia militar israelí en Cisjordania.

Según la Policía, ya han sido detenidos cinco manifestantes por alterar el orden público y a una persona por agredir a un agente. A su vez, decenas de manifestantes con megáfonos exigen la liberación de los detenidos frente a la comisaría de Glilot.

Además de Tel Aviv ocurrieron manifestaciones antigobierno en Jerusalén, frente a la casa del presidente Isaac Herzog, y en Haifa.

Por su parte, Netanyahu aseguró en una conferencia de prensa que las protestas para exigir la liberación de los rehenes «solo aumentan» las exigencias de Hamás y «alejan el objetivo» de recuperar a los secuestrados.

Netanyahu padece ahora una grave crisis de popularidad, en medio de los crecientes llamados internacionales y domésticos por un cese el fuego, algo a lo que se opone.

Hamás inició el 7 de octubre la operación Diluvio de Al-Aqsa contra Israel, que dejó unos 1.200 muertos y 250 secuestrados. Desde entonces, el Ejército israelí mantiene una fuerte ofensiva que ha dejado más de 26.200 palestinos muertos, casi 65.000 heridos, 8.000 desaparecidos y 1,9 millones de desplazados.

Tomado de teleSUR