Reino Unido extiende unilateralmente el control sobre zona marítima de Malvinas

De manera unilateral, Reino Unido ha decidido extender su control sobre zonas marítimas de las islas Malvinas, archipiélago sobre el que Argentina reclama la soberanía.

Londres decidió sumar 166.000 kilómetros cuadrados (km2) a los 283.000 en los que ya regía una zona de exclusión, donde está prohibida la pesca; quedando esta en 449.000 km2.

Los planes de expansión fueron anunciados el pasado 26 de febrero por el gobierno de las Islas Georgias del Sur y Sandwich del Sur (SGSSI, por sus siglas en inglés), bajo el pretexto de «introducir mejoras significativas en la protección marina en el Océano Austral».

Esta zona de prohibición de pesca está dentro del Área Marina Protegida (AMP), sobre la que las autoridades británicas forzaron, también unilateralmente, su creación en 2012, abarcando un espacio de 1,24 millones de km2.

Con la nueva extensión, el 36 % de la zona marítima de las Malvinas quedará cerrado a la actividad pesquera. No obstante, «se cerrarán a la pesca de krill otros 17.000 km2 mediante la introducción de zonas pelágicas cerradas adicionales», dice el comunicado de Gobierno de SGSSI.

«Estas restricciones mejoradas complementarán las medidas de protección marina existentes en aguas del SGSSI, donde el turismo y la pesca sostenible están estrictamente controlados», agrega.

Sin embargo, esas autoridades que responden a Londres explican que, aparte, hay cierres estacionales que limitan la actividad pesquera a los meses de invierno para reducir posibles interacciones con focas y aves marinas reproductoras, y la prohibición de la pesca de arrastre de fondo en toda la zona marítima.

«Durante los cinco meses en los que se permite la pesca con licencia y altamente regulada, el 40 % del AMP estará cerrado a la pesca de krill y el 95 % a la pesca con palangre», dice el texto.