Revelan preocupaciones por Biden entre miembros de la OTAN

La fallida participación de Joe Biden en el debate contra Donald Trump el 27 de junio aumentó la preocupación entre socios y miembros de la OTAN, quienes evalúan la resiliencia física y política del presidente de EEUU, recoge un artículo de Politico.

El medio se contactó con 20 personas relacionadas con la Alianza Atlántica o vinculadas a los preparativos de la próxima cumbre del organismo, a realizarse entre los días 9 y 11 de julio. Algunos creen que el mandatario estadounidense debe convencer ahora a sus pares de que no sólo está listo para luchar, sino que superará una crisis política para quedarse.

Tanto diplomáticos como líderes de los países aliados apoyan la reelección de Biden, pero temen que no se haga realidad. “No estamos seguros de que, incluso si gana, pueda sobrevivir cuatro años más“, dijo al portal un funcionario de un país europeo miembro de la OTAN.

No obstante, hay otros que preferirían ver a un sustituto que reemplace al jefe de Estado en la carrera presidencial. Así, un ministro británico lo expresó sin rodeos a Politico: “¿Pueden los donantes demócratas actuar juntos y retirar a Biden, para que tengamos alguna posibilidad de tener un candidato creíble para los votantes?”, señaló el entrevistado días antes de las elecciones en el Reino Unido. 

Mientras, un funcionario de un integrante de la OTAN admitió después del debate que habla más con sus colegas europeos de sus propias defensas, “ya que parece que Trump va a regresar”. Las mayores preocupaciones entre los socios se enfocan precisamente en esta esfera y se preguntan cuánto tiempo Biden podrá garantizar el respaldo estadounidense para defender el Viejo Continente.

En la próxima cumbre, el mandatario pretende sostener el fortalecimiento de la alianza, pero “este mensaje podría perderse si tropieza con pasajes clave o pierde el hilo de sus pensamientos a mitad de una frase”, menciona el medio digital.

Frente a los resultados del debate, el primer ministro de Polonia, Donald Tusk, afirmó, en referencia a los demócratas, que “definitivamente tienen un problema”, pues “las reacciones han sido inequívocas”.