Robert Fico, duro crítico del enfoque occidental del conflicto en Ucrania

En su tercer mandato, el primer ministro eslovaco, Robert Fico, que fue objeto de un atentado armado este miércoles, se ha convertido en uno de los más destacados críticos con el enfoque de Bruselas y Washington en sus estrategias sobre Rusia y la crisis ucraniana. 

Fico dirigió el gobierno de Bratislava en dos ocasiones anteriormente, de 2006 a 2010 y de 2012 a 2018. Volvió al cargo el pasado octubre, tras haber hecho campaña para detener los envíos de armas a Kievargumentar que la gente en Eslovaquia «tiene problemas mayores que Ucrania».

Juraj Cintula, el autor del ataque contra Fico, dijo que lo hizo porque «no estaba de acuerdo con la política del gobierno eslovaco».

Suspensión de los envíos de armas a Kiev

Una de las primeras medidas de Fico como primer ministro durante su tercer mandato fue suspender las entregas de armas a Ucrania. 

«Interpretamos toda la ayuda a Ucrania únicamente como ayuda humanitaria y civil, no suministraremos armas a Ucrania», afirmó el primer ministro el pasado octubre. 

En este sentido, aseveró que la UE debe pasar de ser un proveedor de armas a un pacificador. «La guerra en Ucrania no es nuestra guerra, no tenemos nada que ver con esta guerra», indicó. Fico también señaló que no votará a favor de ninguna sanción contra Rusia a menos que se ponga sobre la mesa un análisis de su impacto en Eslovaquia.

«Todo lo posible para evitar la implicación directa»

El primer ministro eslovaco se ha opuesto reiteradamente a las declaraciones de sus colegas europeos sobre la posibilidad de una implicación directa de sus tropas en el conflicto ucraniano. 

En febrero, el político declaró que Occidente «va a apostar por una escalada total de las tensiones y un apoyo militar y financiero sin límites para Ucrania».

«Aunque mi postura me cueste el puesto de primer ministro, haré todo lo posible para evitar la implicación directa de soldados eslovacos en la guerra de Ucrania», declaró.

«Eslovaquia necesita una Ucrania neutral»

Fico se opuso al ingreso de Ucrania en la OTAN, señalando los riesgos que esta decisión conllevaría y subrayando que su país no ratificaría la adhesión de Kiev a la Alianza. 

«Ucrania puede decir: ‘Queremos entrar a la OTAN’. Está bien, es su decisión soberana. Nosotros decimos que no lo ratificaremos en el Parlamento, porque Eslovaquia necesita una Ucrania neutral. Los intereses de Eslovaquia estarían en peligro si Ucrania se convierte en un Estado miembro de la OTAN», afirmó Fico en abril.