Suman 152 los muertos por inundaciones en el sur de Brasil

Las autoridades de Brasil informaron este jueves que a causa de las lluvias que azotan el sur del país suman ya 152 muertos, 104 desaparecidos y alrededor de 615.000 personas desplazadas.

En Rio Grande do Sul, la región más afectada, se reportaron al menos 151 fallecidos, el 90 % de los municipios afectados y 2,1 millones de damnificados.

En la capital de Rio Grande do Sul, Porto Alegre, las aguas comenzaron a disminuir luego de dos días sin lluvias y en el río Guaíba, que ocasionó inundaciones en el centro de la ciudad, bajó de los 5 metros.

En las regiones donde las aguas han descendido se pueden apreciar los destrozos y animales muertos, además de un fuerte hedor.

La situación es distinta en el sur del estado, en la Laguna de los Patos las aguas continúan subiendo, por lo que han declarado la alerta para los municipios aledaños.

Las autoridades han logrado restablecer los servicios de agua y luz en el 95 % de los hogares, pero unas 90 vías continúan bloqueadas, mientras el principal aeropuerto de la región, el de Porto Alegre, continúa cerrado.

Por otra parte, el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, durante su tercera visita a la región, anunció un nuevo paquete de ayuda para unas 200.000 familias del estado de Rio Grande do Sul que perdieron todo por las inundaciones.

El Gobierno brasileño desembolsó también 1.200 millones de reales, 235 millones de dólares, que serán repartidos entre las familias para que accedan de forma anticipada a un fondo de garantías laborales, y a la reconstrucción o compra de viviendas.

La semana pasada el gobierno envío una ayuda de 50.000 millones de reales, unos 9.800 millones de dólares, que contemplan entre otras medidas la asistencia directa y créditos subvencionados para pequeñas empresas.

En tanto, el Senado de Brasil aprobó este miércoles la suspensión de la deuda del estado de Rio Grande do Sul con el Tesoro por tres años, lo que ayudará en gran medida a la pronta recuperación de la región.

El gobierno de Lula da Silva fue quien propuso la medida que irá tras haber recibido el aval de la Cámara de Diputados, irá ahora para sanción presidencial.

La deuda de Rio Grande do Sul es actualmente de alrededor de 100.000 millones de reales, 19.500 millones de dólares.

Con esa prórroga, cerca del 10 % de ese dinero será destinado para reconstruir el territorio, donde las fuertes lluvias han inundado de forma parcial o total decenas de ciudades en las últimas dos semanas.

Debido a la situación en el sur del país, la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) anunció en un comunicado que las dos próximas jornadas del Campeonato Brasileño habían sido suspendidas.

En ese sentido, la entidad explicó que consultó a los 20 clubes que disputan la primera división y recibió la petición de 15 de ellos para que el torneo sea paralizado al menos hasta el 27 de mayo.

Los clubes Gremio, Internacional y Juventude, que tienen su sede en Rio Grande do Sul, fueron los que solicitaron posponer los partidos.

Los estadios Arena do Gremio y Beira-Rio, fortines de Gremio e Internacional, aún están anegados debido a la crecida del río Guaíba, que inundó el centro histórico y numerosos barrios de Porto Alegre, la capital de Rio Grande do Sul.

El comunicado subraya «En los últimos días Brasil se vio radicalmente afectado por una tragedia ambiental sin precedentes en la historia, que impactó directamente a millones de personas en el estado de Rio Grande do Sul y, por consiguiente, el fútbol practicado en el país”.

La CBF afirmó que no se puede olvidar que el deporte y la sociedad caminan juntos y no pueden separarse en un momento tan difícil para la sociedad brasileña.

Tomado de teleSUR