Termina plazo en Brasil para Bolsonaro aclarar estadía en embajada

El expresidente brasileño Jair Bolsonaro tiene hasta hoy para explicar por qué se alojó dos días en la Embajada de Hungría en esta capital, cuatro jornadas después de ser confiscado su pasaporte por la Policía Federal (PF).

La determinación fue emitida el lunes por el ministro Alexandre de Moraes, del Supremo Tribunal Federal.

Bolsonaro tuvo retenido el pasaporte por la PF el 8 de febrero, ante su posible implicación en la tentativa golpista de enero de 2023. Cuatro días después, estaba en la puerta de la Embajada de Hungría, como muestran imágenes de la cámara de seguridad del recinto.

El hecho fue publicado el lunes por el periódico estadounidense New York Times.

Por las imágenes se puede ver que Bolsonaro llegó al lugar el 12 de febrero y partir el día 14.

Según el diario norteamericano, la estancia en la embajada sugiere que el exmilitar, blanco de investigaciones criminales, intentó huir de la justicia, pues no podría ser detenido en una embajada extranjera que lo acogió, porque está legalmente fuera del alcance de las autoridades locales.

De Moraes quiere saber lo que Bolsonaro realmente estaba haciendo en la representación diplomática y por qué permaneció dos días y dos noches sin ausentarse del edificio que está a unos 15 minutos de donde vive en la capital federal.

Bajo este escenario, el Ministerio de Relaciones Exteriores llamó al embajador húngaro Miklós Halmai, para aclarar la estancia de exjefe de Estado (2019-2022).

El diplomático se reunió con la titular de la Secretaría de Europa y América del Norte, Maria Luisa Escorel.

Brasil quería información clara y detallada sobre el hospedaje de Bolsonaro. Por segunda vez en menos de dos meses, el diplomático húngaro es llamado a la Cancillería para conversaciones.

Ante estos hechos, el diputado federal Lindbergh Farias, del Partido de los Trabajadores, solicitó a la Fiscalía prisión preventiva para el exparacaidista, que por lo visto intenta escapar de la justicia.

«La estancia en la embajada sugiere que el expresidente estaba tratando de aprovechar su amistad con un colega líder de extrema derecha, el primer ministro Viktor Orbán, en un intento de escapar del sistema de justicia, mientras se enfrenta a investigaciones criminales en Brasil», indica el parlamentario en su representación criminal.

También el abogado Walber Agra, autor de la acción que hizo al político ultraderechista inelegible hasta 2030, defiende la aplicación de medidas cautelares, como colocar tobillera electrónica al exgobernante.

«Evitar que él (Bolsonaro) pase a 200 metros de embajadas, uso de tobillera, evitar salidas por la noche y hacer que el expresidente cada semana, o cada 15 días, informar de sus desplazamientos en territorio brasileño… Son varias las medidas y ellas son mayores porque esa es una guerra de posición», remarcó el letrado.

Tomado de Prensa Latina