Un convoy autodenominado «ejército de Dios» planea dirigirse a la frontera de Texas para protegerla

Un convoy de estadounidenses en contra de la migración ilegal planea una movilización motorizada bajo el nombre de ‘Take Back Our Border’ (‘Recuperar nuestra frontera’), en el transcurso de la cual esperan la próxima semana visitar tres estados y varios puntos limítrofes en el sur del país, donde llevarán a cabo manifestaciones pacíficas.

Según informa la revista estadounidense Wired, el convoy es organizado, entre otros, por Pete Chambers, un teniente coronel retirado del Ejército de EE.UU, que viene coordinando el recorrido a través de un canal de Telegram, que ya cuenta con más de 1.000 miembros.

Chambers conversó sobre sus planes este jueves con el sitio de extrema derecha InfoWars, del famoso teórico de la conspiración y presentador Alex Jones. De cuerdo con la página del evento, la mayor parte de la caravana partirá el próximo 29 de enero en el estado de Virginia y atravesará Florida, Luisiana y Texas. Se calcula que el convoy se comenzó a organizar hace aproximadamente un mes.

El portal Vice señala que sus participantes, que a la vez se hacen llamar «patriotas», se autodenominan como «el ejército de Dios» y aseguran que su misión es enfrentar a quienes, en su opinión, están conspirando para mantener abiertas las fronteras y destruir el país. «Este es un momento bíblico y monumental que ha sido preparado por Dios», «estamos asediados por todos los lados por fuerzas oscuras del mal», afirmaron dos organizadores de la marcha, citados por el medio.

Una de las caravanas se detendrá cerca de la ciudad de Eagle Pass, en Texas, en medio de la escalada de tensiones entre ese estado y el Gobierno federal por el manejo de la crisis migratoria. No obstante, Scotty Saks, un presentador de radio que patrocina el convoy, le aseguró al medio que la manifestación no tiene nada que ver con las disputas entre Texas y la Administración del presidente Joe Biden.

«Nos mantendremos dentro de la idea de hacer que esta asamblea pacífica sea lo más grande posible, a manera de declaración a los funcionarios federales, estatales y locales de que no queremos fronteras abiertas«, indicó.

De cualquier modo, el evento (que invita a participar a militares activos y retirados, veteranos, camioneros, comerciantes y medios de comunicación, entre otros colectivos) se está difundiendo como una muestra masiva de apoyo al gobernador de Texas, Greg Abbott, quien defendió el derecho de su estado a proteger sus fronteras de la «invasión» que supone la inmigración ilegal.

«Situación volátil»

La posibilidad de que estalle un conflicto de fuerzas entre el gobierno federal y la Guardia Nacional de Texas hace que la presencia del convoy fronterizo y su retórica, de corte nacionalista cristiana, añadan una dimensión peligrosa a la ya tensa situación, afirma Ruth Braunstein, profesora asistente de sociología en la Universidad de Connecticut.