Una epidemia de ceguera se cierne sobre la generación Z

El reconocido oftalmólogo y cirujano ocular Joern Jorgensen, CEO del grupo EuroEyes International, advirtió que la generación Z padecerá de niveles epidémicos de miopía y hasta ceguera, recoge Daily Mail. Este experto plantea la necesidad de un cambio importante en la forma en que los niños pasan su tiempo libre.

Falta de luz natural

Jorgensen señala que los niños nacidos después de los ‘milenials‘ (1981-1996) sufren daños en su visión al no recibir suficiente luz natural durante su pubertad, por estar encerrados en sus casas con sus dispositivos electrónicos. «Los niños no salen tanto como en las generaciones anteriores, todo lo que necesitan está frente a ellos en sus dispositivos», alerta Jorgensen. «Eso significa que durante un momento crítico de sus vidas no reciben luz solar natural, y eso a su vez está provocando un aumento muy notable de la miopía. Esto es alarmante y lo que estamos viendo es una epidemia», lamentó.

El especialista subraya la importancia de la iluminación natural para desarrollar una visión saludable. «Salir a la luz del día para jugar al fútbol, practicar deportes de cualquier tipo o simplemente jugar con amigos, provoca un proceso químico que libera dopamina. Sabemos que es un inhibidor del tipo de crecimiento en el ojo que causa la miopía«, expone Jorgensen. «Podemos animar a los niños a salir y hacer más deportes, pero no se puede revertir lo que ya ha sucedido con las redes sociales al desempeñar un papel tan importante en sus vidas», puntualizó.

El peligro de las pantallas

El experto también subrayó que al pasar tanto tiempo con las pantallas a escasos centímetros de su cara, estos individuos corren un mayor riesgo de desarrollar miopía o falta de visión. Explicó que tener una pantalla a unos centímetros de la cara significa que los ojos parpadean menos y eso perjudica a los ojos.  Asimismo, al concentrarse durante horas en actividades a corta distancia, los músculos del ojo se estiran y el cristalino se desplaza, lo que provoca un alargamiento gradual del globo ocular y daña la forma en que enfocamos los objetos lejanos.

Una epidemia en marcha

Este cirujano ocular, de renombre mundial, explica que el mundo está experimentando tasas vertiginosas de miopía. Y precisa que en las últimas tres décadas, en el Reino Unido se ha producido un aumento de 46 % en los casos de miopía. En China, el propio Jorgensen ha constatado que los niveles de miopía han saltado de 30 % a 95 % y aún más en algunas zonas del país. Por el contrario, durante su trabajo en el país oriental descubrió que en zonas rurales como el Tíbet, donde es más probable que los niños estén al aire libre, el nivel de miopía disminuye drásticamente.

Irfan Jeeva, especialista del Hospital Pinderfields (Reino Unido), resaltó que cada vez más jóvenes necesitan anteojos debido a la exposición a dispositivos digitales. Jeeva puntualizó que los teléfonos, las tabletas y los televisores son utilizados con demasiada frecuencia como «niñeras», y advirtió a los padres que limiten el tiempo que sus hijos pasan frente a la pantalla. Por su parte, la Coalición Mundial para la Concientización sobre la Miopía encontró que hoy en día 52 % de los niños juegan menos al aire libre que sus padres cuando eran pequeños.