China: La escalada entre Israel e Irán es una «consecuencia adversa» del conflicto en Gaza

China Consejo de Seguridad

El representante permanente de China ante la ONU, Dai Bingdeclaró en una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU, que la escalada de tensiones entre Israel e Irán es una «consecuencia adversa» de las hostilidades en la Franja de Gaza y llamó a solventar las discrepancias para prevenir que el conflicto se extienda aún más.

«Esta espiral de escaladas es la última manifestación del conflicto de Gaza que se extiende a toda la región. Sirve para recordar una vez más que la cuestión palestina sigue ocupando un lugar central en la problemática de Oriente Medio y afecta a la paz, la estabilidad y la seguridad a largo plazo de la región», señaló Bing tras el ataque iraní contra Israel perpetrado la noche del sábado al domingo en respuesta al ataque del país hebreo contra el Consulado iraní en Damasco.

El diplomático chino indicó que el ataque israelí contra la misión diplomática de Irán es «una grave violación de la Carta de la ONU y del derecho internacional, y una violación de la soberanía tanto de Siria como de Irán«. En este contexto, Bing urgió a ambos países a «mostrar la máxima calma y moderación» para no empeorar la situación en la región.

«Si se permite que las llamas del conflicto de Gaza sigan ardiendo, las consecuencias adversas se extenderán aún más, haciendo que la región sea aún más inestable», destacó el representante chino, llamando a la comunidad internacional y los países más influyentes a desempeñar un «papel constructivo a favor de la paz y la estabilidad en la región». Según Bing, «la única forma de acabar de una vez por todas con este círculo vicioso del conflicto palestino-israelí» es la plena aplicación de la solución de los dos Estados, que «no tiene alternativas».

Irán ejecutó la noche del sábado un ataque contra Israel, lanzando contra este país más de 300 drones y misiles de diversos tipos en respuesta al bombardeo del país hebreo contra el Consulado iraní en Damasco. No obstante, Tel Aviv dice haber interceptado la inmensa mayoría de los objetivos, alrededor del 99 %. Los otros cayeron en la base aérea de Nevatim, situada en el distrito Sur del país, causando daños menores a la infraestructura.