Ejecutan a preso en Misuri, EE.UU., tras rechazo de clemencia

El estado de Misuri, Estados Unidos (EE.UU.), ejecutó este martes a Brian Dorsey, pese al apoyo de decenas de funcionarios penitenciarios que habían pedido perdonarle la vida.

El gobernador republicano, Mike Parson, había rechazado la petición de los defensores para que se le conmutara la pena de muerte por cadena perpetua, petición denegada también por el Supremo de Estados Unidos.

Dorsey fue condenado a la pena capital por el asesinato de su prima, Sarah Bonnie, y su marido el 23 de diciembre de 2006.

Dorsey escribió a mano una última declaración que decía: «Lo siento profundamente. Las palabras no pueden contener el justo peso de mi culpa y vergüenza».

Según las investigaciones, el preso había llamado ese mismo día a su prima para pedirle dinero pues tenía algunas deudas por drogas. Fueron a casa del acusado donde estaban los traficantes, quienes se marcharon.

Luego de estos hechos llevaron a Dorsey junto con ellos a su casa y más tarde en la noche este entró en su habitación y les disparó con una escopeta a quemarropa.

El matrimonio tenía una hija de cuatro años, quien se encontraba viendo la televisión al momento de llegar sus abuelos maternos preocupados de que no asistieran a una reunión familiar.

El caso de Dorsey atrajo la atención nacional por la postura inusualmente firme a favor de la conmutación por parte del personal penitenciario actual y anterior. Más de 70 funcionarios de prisiones respondieron por él.

La defensa había apelado a la rehabilitación que el preso llevaba durante su aislamiento e indicaron que el crimen que cometió se produjo mientras sufría una psicosis inducida por drogas y un desmayo por alcohol tras años de sustancias para automedicarse de una depresión crónica.

Tomado de teleSUR