Escándalo en el fútbol argentino: cuatro jugadores son acusados de abuso sexual

El Club Atlético Vélez Sarsfield informó este jueves que separó de manera preventiva a cuatro jugadores que fueron acusados de haber abusado sexualmente de una joven en la provincia de Tucumán, ubicada en el norte de Argentina.

«Ante la gravedad de la denuncia, la Comisión Directiva del Club se puso inmediatamente a disposición de la justicia de Tucumán para aportar toda la información y los elementos relevantes para poder contribuir a la investigación y esclarecimiento del caso y determinar las responsabilidades correspondientes», afirmó en un comunicado emitido en medio del escándalo que provocó el caso.

«En el marco del protocolo de actuación en casos de violencia por motivos de género de la institución, se informa que se ha decidido separar de manera preventiva del plantel profesional a los jugadores mencionados en la denuncia, Sebastián Sosa, Braian Cufré, Abiel Osorio y José Ignacio Florentín«, agregó al confirmar los nombres de los futbolistas involucrados.

La denuncia, que se conoció este jueves, fue radicada el fin de semana en la Unidad Fiscal de Delitos contra la Integridad Sexual de la provincia de Tucumán, en donde Vélez disputó el sábado un partido contra el club Atlético de Tucumán.

La denuncia

De acuerdo con el expediente, que fue reseñado por el diario deportivo Olé, la víctima es una joven que fue contactada a través de sus redes sociales por Sosa, quien la invitó a visitarlo en el hotel en donde estaba concentrado el equipo.

Una vez que estaba en la habitación, se sumaron Osorio, Cufré y Florentín, con quienes compartió bebidas alcohólicas. Luego de un rato, la joven comenzó a sentirse mal y se recostó.

En ese momento, de acuerdo con su testimonio, los cuatro jugadores abusaron sexualmente de ella, ya que no medió ningún tipo de consentimiento y, además, estaba mareada y confundida.

Ya en la madrugada, cuando se sintió repuesta, la denunciante pidió un auto y se fue sola del hotel.

Al día siguiente acudió a la Policía y dio comienzo a una investigación en la que se revisarán cámaras de seguridad, se realizarán peritajes a su ropa y ella misma se someterá a exámenes para demostrar el abuso.

Mientras tanto, los jugadores involucrados no podrán disputar ningún partido.

Tomado de RT