Hamás propone tregua para Gaza de 135 días en tres etapas

La resistencia palestina en la Franja de Gaza (Hamás) propuso un plan de alto el fuego que incluiría una tregua de cuatro meses y medio durante la cual los rehenes judíos serían liberados en tres etapas y que conduciría al fin de la etapa actual del conflicto con Israel.

Se trataría de la respuesta del grupo a un esquema propuesto enviado la semana pasada  por mediadores qataríes y egipcios y respaldados por Estados Unidos e Israel. Según un borrador, la contrapropuesta de Hamás prevé tres fases, cada una de las cuales durará 45 días.

La propuesta completa haría que el grupo de la resistencia palestina liberaran a los restantes rehenes israelíes que retienen desde el 7 de octubre, a cambio de prisioneros palestinos encarcelados en Israel.

Asimismo, exige el comienzo de la reconstrucción de Gaza, así como que las fuerzas israelíes se retirarían por completo y también se intercambiarían cuerpos y restos mortales.

Según Hamás, las mujeres, los menores de 19 años, los ancianos y los enfermos serían liberados durante la primera fase de 45 días a cambio de la liberación de las mujeres y niños palestinos de las cárceles israelíes. La propuesta no establece claramente si se incluyen mujeres soldados en la primera fase.

La implementación de la segunda fase no comenzaría hasta que las partes concluyan «conversaciones indirectas sobre los requisitos necesarios para poner fin a las operaciones militares mutuas y volver a la calma total».

En ese momento, los rehenes masculinos restantes serían liberados y los restos se intercambiarían en la tercera fase. Al final de la tercera fase, Hamás esperaría que las partes hubieran llegado a un acuerdo sobre el fin de la etapa actual del conflicto.

De acuerdo a Hamás, la propuesta busca la liberación de 1.500 prisioneros de las cárceles israelíes, un tercio de los cuales quería seleccionar de una lista de palestinos que cumplen cadena perpetua.

La tregua también aumentaría el flujo de alimentos y otra ayuda humanitaria a Gaza, a un ritmo de no menos de 500 camiones por día.

La propuesta también decía que los habitantes de Gaza tendrían libertad de movimiento, incluidos los enfermos y heridos a través de Rafah hacia Egipto

También entraría a la Franja equipo pesado para la remoción de escombros; se reemplazarían los equipos del Ministerio de Salud y de la Defensa Civil; se reconstruirían hospitales.

Además se instalarían ciudades de tiendas de campaña para albergar a la población y se suministrarían al menos 60.000 viviendas temporales y 200.000 tiendas de campaña, a razón de 50.000 por semana.

Asimismo, el plan preveé que se iniciaría la reconstrucción de las redes de agua, electricidad y comunicaciones.

Al mismo tiempo se elaboraría un plan para la reconstrucción de viviendas, establecimientos económicos e instalaciones públicas que no tardaría más de tres años; se reanudaría el envío de combustible a Gaza para la reconfiguración de las centrales eléctricas.

A su vez, Israel se comprometería con el suministro de electricidad y agua; habría discusiones indirectas para un alto el fuego continuo; y se reanudarían los servicios humanitarios de organizaciones internacionales, incluidas las Naciones Unidas.

Tomado de teleSUR