La Policía desaloja la biblioteca de la Universidad de Portland por protestas propalestinas

Este jueves, la Policía desalojó la biblioteca Branford Price Millar de la Universidad Estatal de Portland, Oregón, de estudiantes y otros manifestantes propalestinos que irrumpieron en el edificio el lunes y se atrincheraron en su interior, en el marco de protestas contra la guerra de Israel contra la Franja de Gaza.

Previamente, agentes antidisturbios del Departamento de Policía de Portland (PPB) acordonaron la zona y a partir de las 06:00 de la mañana (hora local) anunciaron por megafonía que los manifestantes debían desalojar el edificio o serían detenidos por allanamiento. Poco después, los agentes iniciaron el asalto de la biblioteca.

«Como era de esperar, en el interior de la biblioteca los agentes se encontraron con numerosas barricadas, en su mayoría formadas de muebles», escribió la PPB en su cuenta de X, publicando un video que muestra a uniformados rompiendo una puerta atrincherada.

Durante la operación también fueron halladas bolas de metal, globos con pintura, tarros de spray y armaduras de bricolaje. Al mismo tiempo, se precisa que ninguno de estos objetos fue utilizado contra la Policía. Por su parte, los policías estaban equipados con lanzadores menos letales de 40 mm, utilizados para el patrullaje diario y eventos de orden público.

Sin embargo, a pesar de las acciones de los policías y de las amenazas de detención, los manifestantes se negaron a retroceder y a obedecer sus instrucciones. Según el PPB, un agente resultó herido en una pierna y fue trasladado a un hospital local.

Mientras tanto, cientos de estudiantes y otros manifestantes se concentraron frente a la biblioteca, coreando lemas a favor de Palestina y gritando a los policías que se marcharan. Activistas también golpearon a los agentes con botellas de agua.

Se informa que la multitud también bloqueó una furgoneta policial que transportaba a manifestantes detenidos cuando intentaba marcharse. Sin embargo, los policías estatales ayudaron a despejar el camino.

Tras la incursión policial inicial, los manifestantes derribaron la valla e irrumpieron de nuevo en la biblioteca, tras lo cual los agentes volvieron al edificio. Por ahora, la Policía ha detenido al menos a 29 personas