México pide suspender a Ecuador de la ONU por asalto a su Embajada

México pide a la CIJ «la suspensión de Ecuador como integrante de la ONU, en tanto no se emita una disculpa pública reconociendo las violaciones a los principios y normas fundamentales del derecho internacional» por el asalto a la embajada en Quito, indicó la funcionaria en rueda de prensa.

La demanda del país norteamericano ante la CIJ llama a «juzgar y declarar» que Ecuador es «responsable del daño que sus violaciones internacionales han causado y siguen causando a México». El Gobierno de Andrés Manuel López Obrador quiere «garantizar la reparación del daño moral infligido al Estado mexicano y sus nacionales», añadió Bárcena.

México pide a la CIJ que en caso de violación a los principios de la carta de la ONU, la corte pueda determinar la responsabilidad de un Estado «a fin de iniciar proceso de expulsión en virtud del artículo 6 de dicha carta».

El artículo mencionado por la canciller mexicana establece que «todo Miembro de las Naciones Unidas que haya violado repetidamente los principios contenidos en la Carta podrá ser expulsado de la Organización por la Asamblea General a recomendación del Consejo de Seguridad».

México pide además «establecer el precedente» de que cualquier Estado o nación «que actúe como lo hizo Ecuador, será expulsado de la ONU».

La demanda sugiere también que la CIJ pueda expulsar «de manera rápida y expedita» al Estado que viole el derecho internacional ante el Consejo de Seguridad de la ONU, «evitando el veto de sus miembros».

«Queremos poner a prueba el sistema de justicia internacional. Lo vemos como un evento gravísimo, pero que puede ser un ejemplo de qué postura debemos tener como país soberano, independiente, frente al sistema jurídico internacional», declaró Bárcena.

El 5 de abril, un equipo de élite de la policía ecuatoriana ingresó armada y por la fuerza a la sede diplomática de México en Quito para detener al exvicepresidente ecuatoriano Jorge Glas (2013-2018), que había solicitado asilo político allí y esperaba un salvoconducto para viajar a territorio mexicano.

México otorgó el asilo político a Glas un día después de que Ecuador declarara «persona non grata» a la Embajadora mexicana, Raquel Serur Smeke, por las declaraciones del presidente López Obrador sobre el proceso electoral ecuatoriano de 2023.

La Administración de López Obrador, en respuesta a la acción policial de Ecuador en la Embajada de su país, rompió relaciones diplomáticas con Quito e instruyó el retiro de su personal diplomático.

El expresidente de Ecuador Rafael Correa (2007-2017) confirmó que Glas intentó suicidarse en la cárcel, lo que llevó a su internación esta semana en el Hospital Naval de la provincia de Guayas (suroeste), y actualmente realiza una huelga de hambre.

Tomado de Sputnik