Mundo celebra Día Internacional de los Bosques

Los naturalistas celebran este 21 de marzo el Día Internacional de los Bosques, para crear conciencia sobre la importancia de cuidar y preservar las áreas forestales del planeta y con ello la supervivencia de las especies.

La Asamblea General de la ONU aprobó en diciembre de 2012 la efeméride, que se eligió porque coincide con la entrada de la primavera en el hemisferio boreal y con la del otoño en el austral.

El Día Internacional de los Bosques o Día Forestal Mundial fue una recomendación del Congreso Forestal Mundial celebrado en Roma en 1969, y fue aceptada por la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en 1971.

El tema de 2024 es «Bosques e innovación: nuevas soluciones para un mundo mejor».

Cada año se pierden 10 millones de hectáreas de bosque, ya sea por su desaparición gradual o arrasadas por los incendios.

Los bosques tienen un impacto significativo en la salud humana, pues representan el pulmón de toda la Tierra.

Actualmente, comprenden un tercio de la superficie terrestre, repartidas en millones de extensiones por todo el mundo y hay una gran cantidad de ellos declarados Patrimonio de la Humanidad.

En ellos viven una gran variedad de especies vegetales y animales, que forman parte del equilibrio natural de todo el ecosistema que habita el planeta.

Alrededor de mil 600 millones de personas dependen directamente de los bosques para sobrevivir, proporcionándoles alimento, energía, medicina y abrigo.

Pese a todos estos beneficios, la deforestación continúa a un ritmo imparable, de unos 13 millones de hectáreas al año.

Con esta celebración, el Foro de las Naciones Unidas para los Bosques, la FAO y la Asociación de Colaboración en materia de Bosques, buscan mayor participación de todos los países en crear programas y campañas para la preservación, cuidado y protección de los bosques y su biodiversidad.

Este importante recurso natural proporciona la fuente primaria de donde se extraen todos los alimentos, vestimenta, abrigo y medicinas que necesita el hombre para subsistir.

Por otro lado, está el importante papel de los bosques para combatir el cambio climático mientras una terrible consecuencia para la humanidad es la pérdida acelerada de la biodiversidad tanto de plantas como de animales debido a la tala y quema de bosques.

Además, los bosques actúan como sumideros de carbono y producen oxígeno, ayudando a mejorar la calidad del aire, algo especialmente importante en las zonas urbanas, donde la contaminación es un problema grave de salud pública.

Los árboles y las plantas ayudan a filtrar el agua, eliminando impurezas y reduciendo la erosión del suelo.

También son importantes para la recarga de acuíferos subterráneos, fuente importante de agua potable en muchas regiones.

Igualmente, son esenciales para la conservación de la biodiversidad, pues proporcionan hábitats para una amplia variedad de especies animales y vegetales.

Estudios señalan que el contacto con la naturaleza reduce el estrés, la ansiedad y la depresión, a la vez que los bosques ofrecen un lugar tranquilo y relajante para caminar, hacer senderismo o simplemente sentarse y disfrutar del entorno.

Tomado de Prensa Latina