Orbán llega a China en una visita sorpresa

El avión del primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, ha aterrizado en Pekín, adonde ha llegado para reunirse con el presidente chino, Xi Jinping, informa la agencia MTI.

Por su parte, el Ministerio de Exteriores de China anunció en su página web que “el 8 de julio, el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, visitará China, donde se reunirá con el presidente Xi Jinping y mantendrá una comunicación en profundidad sobre temas de interés común“.

La visita sorpresa forma parte de la “misión de paz”, según lo confirma la cuenta de Orbán en X, y es el tercer viaje no anunciado del jefe de Gobierno desde que su país asumió la Presidencia rotatoria en el Consejo de la Unión Europea el 1 de julio. Los dos anteriores fueron en Ucrania y Rusia.

En una reunión con el líder del régimen de Kiev, Vladímir Zelenski, Orbán sugirió que la parte ucraniana se planteara cesar los ataques para arrancar las conversaciones con Rusia. Mientras, en el encuentro con el presidente ruso, Vladímir Putin, instó a una solución diplomática de la crisis.

El primer ministro húngaro ya adelantó que esta semana tendrá otras reuniones “igual de sorprendentes” que la que tuvo con Putin, pero no ofreció más detalles. 

La visita de Orbán a Moscú provocó una fuerte reacción de sus homólogos europeos. El liderazgo de la Unión Europea aseveró que la Presidencia temporal de Hungría en el Consejo de la UE no le otorgaba el mandato para entablar conversaciones con Rusia en nombre de la UE y que su visita se enmarcaba “exclusivamente en las relaciones bilaterales entre Hungría y Rusia”.

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores de Hungría, Peter Szijjarto, aconsejó a los políticos europeos que “se abrochen los cinturones” ante los próximos movimientos del primer ministro.

Citado por medios locales, Szijjarto destacó que ha concluido la primera semana de la presidencia húngara de la UE, en la cual quedó claro para todos que será una “misión de paz” durante los próximos seis meses. Según el alto diplomático, Europa está llena de políticos probélicos que criticaron a Orbán y su gobierno por allanar un camino para negociaciones que resuelvan el conflicto ucraniano.