Tensas negociaciones en víspera de discusión final de ‘ley ómnibus’ de Milei

La Cámara de Diputados de Argentina volverá a sesionar el martes para discutir en lo particular la ‘ley ómnibus’, en un clima de fuerte tensión política debido a las incesantes burlas del presidente Javier Milei contra los legisladores, tanto aliados como opositores, así como su negativa a ceder en nueva modificaciones.

El pasado viernes, después de tres jornadas, la Cámara de Diputados aprobó en lo general, con 144 votos a favor y 109 en contra, uno de los proyectos centrales del actual Gobierno, que en su versión original pretendía modificar por completo el funcionamiento del país en términos políticos, económicos y sociales.

Gracias a la presión social y política, la iniciativa cambió de manera drástica, al reducirse de 664 a 386 artículos. Sin embargo, todavía hay múltiples capítulos que son objeto de debate, que la oposición «dialoguista» quiere cambiar y que el Gobierno se resiste.

Por eso, aunque la ley se aprobó en lo general, sigue la batalla por alrededor de 30 artículos en los que todavía no hay consenso, y que se discutirán en una sesión que se prevé maratónica y cuyo final es imprevisible. Después, el instrumento pasará para su tratamiento al Senado.

De esta forma, el debate parlamentario volverá a ser uno de los temas más importantes de la agenda política del país sudamericano durante esta semana, pero se llevará a cabo con el presidente ausente, ya que la tarde de este lunes iniciará una gira por Israel, Italia y el Vaticano.

Antes de partir, el mandatario volvió a insultar a legisladores, a quienes a lo largo de la discusión ya ha calificado como «corruptos», «extorsionadores», «mafiosos» y «mentirosos». Los opositores «dialoguistas» se quejaron en múltiples ocasiones del maltrato que les da Milei, pero aun así avalaron la ley en lo general.