Josef Fritzl, que abusó de su hija encerrada en un sótano por 24 años, podría quedar libre pronto

El criminal austriaco Josef Fritzl, condenado a cadena perpetua por secuestrar y abusar sexualmente de su hija encerrada en un sótano secreto de su casa durante 24 años, podría salir pronto en libertad al no representar ya un peligro para la sociedad, informó el periódico local Kleine Zeitung este fin de semana, citando a una experta.  

Heidi Kastner, psiquiatra de la Universidad de Linz, realizó un informe sobre el estado de salud de Fritzl, en el que concluyó que este es incapaz de hacer daño a otros debido a su débil condición física y a la demencia que padece a sus 88 años, «lo que significa que ya no cabe esperar que actúe por su cuenta y cometa delitos más adelante».

La experta planteó la cuestión de si el violador debía ser trasladado a otra prisión, dado su mal estado de salud. Según señala el periódico, es probable que sea enviado a una residencia de ancianos, sobre todo teniendo en cuenta que este año podrá optar a la libertad condicional.

El caso de Fritzl

Josef Fritzl empezó a abusar sexualmente de su hija Elizabeth desde que ella tenía 11 años, y la mantuvo aislada desde los 18. En los 24 años que duró el cautiverio, el violador tuvo 7 hijos con ella, uno de los cuales murió a manos de su padre poco después de nacer, tres permanecieron cautivos con Elizabeth y otros tres fueron criados por Fritzl y su esposa Rosemarie en la misma casa de Amstetten donde se encontraba el famoso sótano. Elizabeth, desaparecida desde 1984, no fue encontrada hasta el 26 de abril de 2008.

El criminal fue detenido en 2008 bajo sospecha de violación, detención ilegal y homicidio involuntario, tras llevar a la hija mayor de Elizabeth a un hospital. En 2009, se declaró culpable de todos los cargos y fue condenado a cadena perpetua, con una pena mínima de 15 años.

Además, de acuerdo al Kleine Zeitung, es posible que Fritzl tenga otro hijo. Tales conclusiones se basan tanto en las palabras del propio agresor, como en la información sobre un hombre austriaco que se puso en contacto con el preso meses atrás afirmando que era su hijo.